Norberto Rivera y su legado de odio contra la comunidad LGBT+

Cardenal Norberto Rivera
Norberto Rivera fue el máximo jerarca católico en México por 22 años. / Foto: Animal Político

Dentro de la comunidad LGBT+, el nombre de Norberto Rivera se asocia a discursos denigrantes sobre la diversidad sexual. Pero más allá de eso, el cardenal pasará a la historia por obstaculizar el avance de los derechos humanos en México.

El oscuro legado del cardenal Norberto Rivera va mucho más allá de su discurso de odio en contra de la comunidad LGBT+. Durante los 22 años que fungió como máximo jerarca de la Iglesia católica amasó un importante poder político y mediático que le permitió truncar intentos por legalizar el matrimonio igualitario a nivel federal. También encubrió la pederastia clerical y encabezó esfuerzos propagandísticos contra la diversidad sexual.

Pero ¿cuál es la historia de este personaje?

Su ascenso al poder

Norberto Rivera nació en Durango en 1942. Su padre era un campesino de escasos recursos que se vio obligado a migrar a los Estados Unidos para mantener a su familia.

A los 13 años, Rivera Carrera comenzó a estudiar como seminarista hasta obtener un doctorado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana. En 1985 fue nombrado obispo de Tehuacán y en 1995 llegó al máximo puesto de la jerarquía católica al ser designado arzobispo primado de México por el entonces papa Juan Pablo II. CONOCE A LOS PERSONAJES QUE MÁS HAN DAÑADO A LA COMUNIDAD LGBT+ MEXICANA.

Norberto Rivera en el año 2000 / Foto: El País

La batalla contra el matrimonio igualitario

Como máximo jerarca católico, Norberto Rivera se caracterizó por oponerse a los derechos de la comunidad LGBT+. Al tiempo que se proponían leyes cada vez más incluyentes sobre todo en la capital del país, Rivera se mantenía como la cara más visible del conservadurismo reaccionario.

El cardenal llegó a referirse al matrimonio igualitario como «una ley mala y perversa». Dijo también que las uniones civiles entre personas del mismo sexo son «estructuras que empañan la visión de la grandeza del matrimonio».

En 2016, el fanatismo de Norberto Rivera contra el matrimonio igualitario llegó a su punto máximo. Ese año el Poder Ejecutivo propuso una iniciativa para legalizar el matrimonio y la adopción homoparental en todo el país. Sin fundamento, Rivera acusó al Estado de intentar «imponer una categoría de género, además del femenino y masculino». CONOCE EL ORIGEN DE LA MAL LLAMADA ‘IDEOLOGÍA DE GÉNERO’.

Además, Rivera reunió a los líderes de otras iglesias para hacer un pronunciamiento conjunto contra el matrimonio igualitario. Al llamado acudieron los líderes de las iglesias evangélicas y de la griega ortodoxa. Por si fuera poco, se alió con el Frente Nacional por la Familia y convocó a los feligreses a participar en sus marchas antiderechos. Al final, la presión de las iglesias logró que la propuesta no se aprobara. CONOCE EL CASO DE LA IGLESIA DE MONTERREY QUE CALIFICA A LA HOMOSEXUAL COMO UNA ‘INCAPACIDAD’.

El semanario Desde la fe fue la principal arma propagandística de Norberto Rivera contra la comunidad LGBT+. / Foto: El Siglo de Durango

Discurso de odio

Por otro lado, el cardenal Norberto Rivera lanzó consignas que estigmatizaron a la comunidad LGBT+ y fomentaron el odio en su contra. Al tiempo que defendió abiertamente al sacerdote pederasta Marcial Maciel, aseguró que «un niño tiene más posibilidades de sufrir abusos sexuales de un padre homosexual».

Norberto Rivera defendió a pederastas e insinuó que las personas homosexuales son un peligro para los niños. / Foto: Twitter (@ETorreMolina)

Junto con su mano derecha, el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, encabezó una campaña propagandística contra la diversidad sexual. Para ello, su instrumento fue el semanario Desde la fe. En la publicación se llegó a afirmar que «no se nace homosexual». También se recomendó la impartición de ‘terapias de conversión’, e incluso se llegó a afirmar que «la función del ano es expulsar, no ser penetrado», por lo que las relaciones entre hombres son «antinaturales». Valdemar, por su parte, acuñó el término ‘dictadura gay’. CHECA LA HISTORIA DE SAN AELREDO A. C., LA ORGANIZACIÓN LGBT+ QUE SE SEPARÓ DE LA IGLESIA CATÓLICA.

Un viejo rostro

En 2017, el cardenal Norberto Rivera tuvo que presentar su renuncia como arzobispo primado de México como deben hacerlo todos los jerarcas católicos al cumplir 75 años. Su reinado al frente de la Iglesia terminó el 7 de diciembre de ese año. Pero en el corazón de la comunidad LGBT+ quedó grabado el viejo rostro de la Iglesia católica. Un rostro que no respeta la separación Iglesia-Estado y que busca imponer una única visión del mundo. CONOCE A ALGUNAS IGLESIAS QUE ACEPTAN LA DIVERSIDAD SEXUAL.

Por todo lo anterior, Norberto Rivera pasará a la historia como un promotor del discurso de odio.

Con información de El País, W Radio y Expansión

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.