InicioCulturaHistoriaJuana de Arco: guerrera, mártir, santa y heroína

Juana de Arco: guerrera, mártir, santa y heroína

-

Esta es la historia de Juana de Arco, guerrera, mártir, santa y líder militar que llevó al ejército de Francia a la victoria contra Inglaterra en la última etapa de la guerra de los 100 Años.

Para Francia, Juana de Arco es una heroína nacional. Con tan solo 18 años de edad, la doncella de Orleans jugó un papel importantísimo en el período final de la guerra de los 100 Años.

Juana era hija de Jacques d’Arc e Isabel Romée, campesinos y propietarios de veinte hectáreas de tierra en Domrémy, una comuna francesa del condado de Bar. Cuando Juana de Arco nació —en 1412—, Francia ya se encontraba en un largo conflicto con Inglaterra: la guerra de los 100 Años.

Un poco de contexto

La guerra de los 100 Años comenzó en 1337 como una disputa por la herencia del trono de Francia. Casi todas las batallas tuvieron lugar en Francia y, aunque hubo períodos de relativa paz, fue una guerra que —como su nombre lo indica— duró alrededor de un centenario.

En 1415, el rey Enrique V de Inglaterra invadió el norte de Francia. Después de derrotar demoledoramente a las fuerzas francesas, Inglaterra ganó el apoyo de los burgundios (o borgoñones) en Francia. Posteriormente, en 1420 el Tratado de Troyes otorgó el trono francés a Enrique V. Sin embargo, Enrique murió en 1422, dejando a su hijo menor como rey de ambos reinos (Francia e Inglaterra). Fue entonces que los partidarios franceses del hijo de Carlos VI (el rey francés al que Enrique derrotó) vieron la oportunidad de devolver la corona a un monarca francés.

Guerra de los Cien Años
Ilustración de la guerra de los 100 Años / Foto: Wikipedia

Juana

El papá de Juana de Arco tenía un puesto como funcionario de su aldea. Él recolectaba los impuestos de Domrémy y dirigía la guardia local. Juana y su familia vivían en una zona aislada del este de Francia —donde la corona francesa permanecía—, pero hubo varios ataques e incursiones militares borgoñas durante la infancia de Juana. En una ocasión, la villa de su familia fue incendiada. CONOCE TAMBIÉN LA HISTORIA DE LA MÍTICA FLORENCE NIGHTINGALE.

Desde que tenía 13 años, Juana de Arco comenzó a tener visiones místicas y a escuchar voces. Con el paso del tiempo, sus visiones empezaron a ser más vívidas y, según ella, el arcángel Miguel y Santa Catalina la designaron como la salvadora de Francia. Sus papás intentaron convencerla de que sus visiones no eran reales, por lo que Juana falló en su primer intento de visitar la corte real.

Juana de Arco
Juana de Arco comenzó a tener visiones y a escuchar voces a los 13 años. / Foto: La Vanguardia

Pero no fue sino hasta 1429 cuando Juana de Arco empezó a influir en los acontecimientos de la guerra. Cuando cumplió 17 años se disfrazó de hombre y consiguió que Carlos VII, el heredero legítimo del trono de Francia, la recibiera. Él accedió a que Juana —disfrazada de caballero— liderara a un ejército de 5000 hombres contra los ingleses. AQUÍ TE CONTAMOS TODO SOBRE SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ.

Guerrera y líder de un ejército a los 18 años

Carlos mandó a hacer una armadura especial para Juana de Arco. También le asignó todo un equipo de ayuda: 2 heraldos, un page, un chaperón, un escudero y algunos sirvientes. ¡Ah! Y por supuesto que también recibió una espada forjada especialmente para ella.

Juana de Arco
Juana de Arco lideró todo un ejército a los 18 años. / Foto: El Montonero

En una serie de batallas entre el 4 y 7 de mayo de 1429, las tropas francesas tomaron el control de las fortificaciones inglesas. Juana de Arco fue herida, pero más tarde regresó al frente para alentar un asalto final. A mediados de junio de ese año, los franceses habían derrotado a los ingleses.

Aunque parecía que Carlos VII había aceptado la misión de Juana, en un inicio no mostró plena confianza en su juicio, consejos e inspiración divina. Pero después de la victoria en Orleans, ella siguió animándolo a apresurarse para ser coronado rey. Sin embargo, él y sus asesores fueron más cautelosos. El 18 de junio de 1429, Carlos VII fue coronado como rey de Francia. Juana de Arco estuvo a su lado y siempre ocupó un lugar importante en las ceremonias.

La captura de Juana de Arco

Después de haber llevado a su ejército a la victoria, Juana de Arco siguió liderando campañas militares. El pueblo la amaba y la llamaba santa. Incluso las personas se acercaban a ella con la idea de que, si la tocaban, estarían protegidas. Que estuviera ‘disfrazada’ de hombre nunca fue un problema. De hecho, se convirtió en una razón más para honrarla. CONOCE A SAN SEBASTIÁN MÁRTIR, EL SANTO DE LOS LGBT+.

Santa
El pueblo francés amaba a Juana de Arco y la llamaba santa. / Foto: Artehistoria

La carrera militar de Juana de Arco llegó a su fin en 1430. La capturaron los burgundios (aliados franceses de los ingleses) en una batalla. Durante este período en el que la mantuvieron cautiva la llamaban «hommasa», un insulto que significa ‘hombre-mujer’ o ‘mujer masculina’.

Juicio

El rey Carlos VII resultó ser un traidor de lo peor. No hizo nada para rescatar a la guerrera que le ayudó a ganar la corona. Era normal pagar rescate por la liberación de caballeros y nobles atrapados en las batallas, pero Carlos decidió abandonar a Juana de Arco por completo. Los historiadores especulan que los aristócratas franceses se sintieron amenazados por la chica campesina con tanto poder para mover a las masas.

Los burgundios entregaron a Juana a los ingleses. Pasó 4 tortuosos meses en prisión antes de que su juicio ante la Iglesia comenzara el 9 de enero de 1431 en Rouen, la sede del gobierno inglés. Naturalmente —y como todas las mujeres poderosas de ese entonces— fue acusada de brujería y herejía.

Sin embargo, durante su juicio Juana de Arco mostró su inteligencia mientras respondía a las preguntas de los inquisidores. Sus respuestas sutiles e ingeniosas y su memoria detallada los obligaron a dejar de llevar a cabo el juicio en público.

Por supuesto, su ‘herejía’ fue muy difícil de probar, por lo que la Iglesia retiró el cargo. Sin embargo, los inquisidores comenzaron a centrarse exclusivamente en la ‘herejía’ de la afirmación de que Juana estaba siguiendo la voluntad de Dios cuando se vestía de hombre. Los jueces le dijeron que el travestismo era «una abominación ante Dios», según la ley de la Iglesia y la Biblia. AQUÍ TE CONTAMOS SOBRE EL AMOR LÉSBICO MÁS ESCONDIDO DE LA BIBLIA.

Muerte

Acusaron a Juana de «dejar de lado el vestido y la ropa del sexo femenino, una cosa contraria a la ley divina y abominable ante Dios y prohibida por todas las leyes» y en su lugar vestirse con «ropa y armaduras como las que usa el hombre».

Juana de Arco fue condenada a muerte y la quemaron viva y públicamente en la hoguera el 30 de mayo de 1431 en Rouen.

Juana de Arco muerte
Condenaron a muerte a Juana de Arco y la quemaron en la hoguera. / Foto: UNAM Global

Un nuevo juicio se realizó 25 años después y su condena fue anulada. Declararon a Juana de Arco como inocente y su armadura se convirtió en un objeto de veneración. Juana de Arco fue canonizada como santa en 1920.

¿Qué te pareció la historia de Juana de Arco? ¿Ya sabías todo acerca de ella?

Con información de Qspirit, Biography y The Guardian

Ana Sierra Arzuffi
Escribí un libro. Hago de todo y si no sé hacerlo, lo aprendo. Mi animal favorito es la capibara, que es como un cuyo gigante <3. También tatúo, dibujo, esculpo, cuento historias, tengo un blog de Salud Mental. Les digo, hago de todo. Odio las pasas y tomo demasiado café.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.