Cómo el arte queer ha evolucionado en los últimos años

Gerardo Castro, Eleggua's Third Eye 2013 diptych, oil on linen, mixed media, 15” x 26”

Te contamos cómo el arte queer ha evolucionado a lo largo de los años y la forma en que su lucha rompe con todo tipo de paradigmas.

El arte queer ha ido creciendo año tras año como un lenguaje contemporáneo inscripto en la agenda de los museos y las cinematecas. Pero ¿cuál es la definición de queer? Y ¿cuál es su origen?

Para David Halperin, queer es “todo aquello que está en desacuerdo con lo normal, lo legítimo, lo dominante”. A principios de los años 90, la organización norteamericana Act UP se apropió del término y comenzó a alterar su sentido, convirtiéndolo en su lema de lucha. Lo queer designa todo aquello que queda por fuera de la norma. 

Ahora bien, el arte, para Gadamer, es un juego que se construye a sí mismo para dar lugar a una visión particular de un evento, un punto de vista subjetivo, ejecutado con libertad. Bajo esta misma perspectiva, el arte queer siempre ha sido sinónimo de irreverencia y libertad. MIRA LOS DIBUJOS DE ‘ZAPATA GAY’ CREADOS POR DISTINTOS ARTISTAS.

El arte queer se puede pensar en relación con el surrealismo ya que, de alguna manera, sus procedimientos, a través de la lectura de la obra de Freud, intentaban liberar la sexualidad del inconsciente.  Les mamelles de Tirésias (1917) de Guillaume Apollinaire muestra la transexualidad del personaje griego desde una perspectiva provocativa. La expresión de libertad y provocación se encuentra también, por ejemplo, en las obras de Salvador Dalí o en las pinturas de Cassius Marcellus Coolidge, que desde otra corriente estética muestra sus famosos perros jugando al póker. 

¿Qué es el arte queer? / Foto: La Hora

Las transgresiones del arte queer, hoy en día, se inscriben en un momento de reivindicaciones políticas del movimiento LGBTI, y de celebración lúdica y sexual.

Muchas cosas han cambiado desde los disturbios en Stonewall Inn en el barrio neoyorquino de Greenwich, a fines de los 60. La visibilidad del movimiento lésbico, gay, bisexual, transexual e intersexual es mucho mayor.  Y el arte ha ayudado mucho para concretar esta visibilidad.

Actualmente, cada celebración del movimiento LGBTI trae consigo muestras, exposiciones y performances. Lo que en algún momento había sido censurado y cuestionado, hoy ocupa espacios de prestigio dentro del mundo del arte contemporáneo.

En 2003, Fred Wilson fue quien representó a Estados Unidos en la Bienal de Venecia de aquel año. Catherine Opie tuvo su retrospectiva en el Guggenheim en 2008, al igual que Félix González-Torres en 2010. El Museo Reina Sofía muestra la obra de David Wojnarowicz, que antes acogió el Whitney Museum de Nueva York. Allí también se desarrolló el año pasado el ciclo Hablamos por nuestra diferencia, con actividades en las que se incluyeron teatro, cine, performance y acciones con vistas a la reflexión. 

La revolución y el cuestionamiento, pero también lo lúdico y la búsqueda estética disruptiva del arte queer abre nuevas formas de percibir, pensar y habitar el deseo. CHECA NUESTRO ESPECIAL SOBRE LO QUE SIGNIFICA SER QUEER.

Y tú, ¿qué opinas de la evolución del arte queer?

error: Alert: Content is protected !!