¿Qué es una fisura anal y qué hacer en una emergencia?

¿Sabías que si eres pasivo puedes sufrir una fisura anal? Aquí te explicamos qué hacer si te llega a ocurrar.

Lamentablemente, si eres pasivo eres propenso a sufrir de una fisura anal durante la penetración. Aquí te decimos cómo actuar si te ocurre.

Ya hemos hablado de lo bien que se siente ser pasivo, pero uno de los riesgos inminentes en la vida de todos los power bottom es el de sufrir una fisura anal.

Recordemos que el ano está acostumbrado a dilatarse de adentro hacia afuera, no al revés. Además, este no genera lubricación natural. Por eso siempre es recomendado que haya una estimulación previa y que uses mucho lubricante.

Durante la penetración anal, es imposible evitar la fricción que viene acompañada con el ‘mete-saca’. Si no hay una lubricación adecuada, esto puede rasgar el tejido interno o externo de tu ano. Aunque estas heridas son pequeñas, los desgarres suelen venir acompañada de sangrado.

¿Cómo sé si tengo una fisura anal?

Se supone que el sexo debe ser placentero. Si por el contrario, la penetración está siendo dolorosa y la fricción provoca ardor, te recomendamos decirle a tu pareja que se detenga.

Otro síntoma son los sangrados leves. Tu pareja se dará cuenta una vez que haya salido de tu interior o lo notarás tu cuando vayas al baño, ya sea en el papel o en la taza del WC. Sobre el tema, el Dr. Néstor Marchetti, jefe del Servicio de Coloproctología y miembro de Cirugía General de Grupo Gamma, comenta lo siguiente:

«Algunas personas padecen mucho tiempo los síntomas sin hallar la solución, por temor o desconocimiento».

Además del sexo anal, una fisura anal también puede estar relacionada con el mal funcionamiento de tu sistema digestivo causado por alimentos irritantes. Según el Dr. Marchetti:

«La fisura anal se ha atribuido al pasaje de materia fecal consistente o muy seca por el conducto (zona estrecha), generando un desgarro del tejido superficial».

¿Qué debo hacer en caso de tener una fisura anal?

La mayoría de las veces, los desgarres anales sanan en un lapso de 4 a 6 semanas. Aunque suele no ser necesario un tratamiento, puedes ayudar a tu cuerpo con una dieta rica en fibra.

Tomar muchos líquidos también contribuirá a que tengas una mejor digestión. Y eso ayudará a que la material fecal no dañe las paredes anales a la hora de la evacuación.

Si el ardor o el sangrado persiste, te recomendamos hacer una cita de inmediato con tu médico para que te revise.

¿Has padecido de fisuras anuales después de ser pasivo? Cuéntanos en los comentarios.

Con información de Grupo Gamma y University of Michigan.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.