4 sencillos secretos para aliviar el dolor siendo pasivo

No es una regla que ser pasivo tenga que ser doloroso. / Foto: Tumblr

Ser pasivo no tiene por qué ser una experiencia infernal, date vuelo con estos secretos para aliviar el dolor y desata a tu power bottom oculto.

Muchos piensan que es normal sentir dolor cuando eres pasivo, pero estos sencillos secretos te demostrarán lo contrario.

En realidad la experiencia sexual debe ser placentera para ambas partes y si no lo está siendo es que estás haciendo algunas cosas mal.

Antes de aventurarte a intentar estos consejos, recuerda que ser pasivo no es para todos. Si en realidad no te gusta, ni eliminando el dolor disfrutarás de la práctica.

Debes estar seguro que ser pasivo es algo que genuinamente deseas, y no lo estás haciendo por presiones externas. Ya que tomaste una decisión, disfruta de nuestros consejos para evitar el dolor siendo pasivo.

Se puede ser un pasivo feliz y sin dolor. / Foto: Gay Star News

1. Autoexplórate

Principio básico. No puedes aventurarte al mundo si primero no conoces lo que te gusta. Toca tu cuerpo y conócelo. Tampoco debes correr a comprar miles de dildos. Puedes iniciarte de forma sencilla, metiéndote uno o dos dedos a la hora del baño, para entender cómo se siente tu cuerpo al respecto.

Si ya crees tener el nivel suficiente, puedes experimentar con plugs de distintos tamaños, que te ayudarán a acostumbrarte a la sensación de tener un objeto extraño dentro.

Entre más hagas esto, menos dolor experimentarás cuando sea la hora de enfrentarte a un activo de carne y hueso. Uno de los secretos más obvios pero mejor guardados de nuestro repertorio contra el dolor del pasivo.

Un grupo de plugs anales pueden ser tus mejores amigos. / Foto: Linio México

2. Exige dilatación

El número 2 en la lista de nuestros secretos para pasivos sin dolor: ¡Necesitas estar excitado! Parece un poco obvio, pero a veces olvidamos este pequeño punto.

Y es que varios activos no se dan cuenta que antes de penetrar a su pasivo deben prepararlo. Usando los dedos, la lengua o lo que se les antoje, pero necesitan dilatar a sus pasivos antes de intentar cualquier intrusión.

Nuestro consejo es que debes estar excitado para que ser pasivo no te duela y suceda de manera más natural. De lo contrario, solo estarás más estrecho, nervioso y hasta te puedes lastimar.

 

Necesita haber un poco de acción antes de que el activo quiera empezar el acto sexual. / Foto: HuffPost

3. Encuentra tu posición

Cada activo es distinto, y no solo en su forma de ser. Literalmente, sus amiguitos puede tener un millón de formas diferentes y reconocerlas es el primer paso para una vida como pasivo sin dolor.

Y es que cada uno se adapta a ciertas posiciones con mejor facilidad y una vez que comiences a reconocerlas, tendrás que manejar mucho menos dolor durante tus encuentros.

Por otro lado, busca siempre soportes, si él va a llegar por atrás, trata de tener una superficie sobre la cual recargar tu peso. Si viene por delante, un par de almohadas a la altura de la cadera también te ayudarán muchísimo.

Hombres en traje ejemplificando una posición sexual. / Foto: Queerty

4. Ejercicio

Tampoco necesitas ser súper fitness y correr 50 kilómetros diarios. Solo te recomendamos dos pequeñas cosas. Primero, trata de hacer ejercicios de estiramiento, por lo menos al despertar. Esto te ayudará a tener mejor flexibilidad y te puede ayudar a aliviar el dolor cuando estés en posiciones incómodas.

Por otro lado, hacer un plank de 1 minuto al día puede ser muy beneficioso. Y aunque no tendrás un six pack solo con eso, sí fortalecerás tu core y hasta pondrás más duros los músculos del pelvis. Así, la próxima vez que seas pasivo sabrás dominar la situación sin problemas.

 

Ejemplo de cómo hacer planks. / Foto: ListLand

¿Conoces otros secretos para aliviar el dolor en los pasivos?

Con información de Pride, Ending HIV y Young Queer Alliance.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.