El papá gay que adoptó para formar una familia monoparental

Pablo Fracchia es el hombre gay que adoptó Mía, su —ahora— hija. / Foto: Instagram (@pablitofracchia)

Pablo Fracchia es un papá gay y soltero que decidió adoptar a su —ahora— hija, Mía, para formar una lindísima familia monoparental.

Este hombre soltero y gay se convirtió en papá de Mía, una pequeña que llevaba más de un año en un hospital. Esta es la historia de cómo Pablo y su hija se convirtieron en una hermosa familia monoparental.

No cabe duda de que muchas personas nacen con un llamado, una misión. Tal es el caso de Pablo Fracchia, un argentino de 37 años que ha dedicado su vida a hacer el bien, a ayudar.

Pablo es activista por los derechos LGBTQ+ y durante 20 años asistió en todo tipo de crisis humanitarias y catástrofes. A los 15, se convirtió en voluntario de la Cruz Roja y a los 16 trabajó como bombero voluntario.

Si algo tuvo claro desde un inicio es que quería aportar su granito de arena para ayudar al mundo. Por esta razón, estudió para convertirse en trabajador social.

Así fue como empezó a trabajar como voluntario, asistiendo en desastres naturales y eventos catastróficos dentro y fuera de su país. Inundaciones, guerras, accidentes aéreos, incendios, donde fuera que lo necesitaran.

Asimismo, desde hace muchos años, Pablo ha abogado por los derechos LGBTQ+, pues forman parte de su propia lucha como hombre gay. Y por supuesto que tuvo un rol activo en la aprobación del matrimonio igualitario en Argentina (hace ya 10 años).

Un giro inesperado

Pero después de alrededor de 20 años de entregarse por completo a su vocación, Pablo decidió hacerle caso a esa ‘espinita’ que siempre tuvo clavada: convertirse en padre.

Curiosamente, Pablo siempre pensó que le gustaría ser papá sin necesariamente tener una pareja. Aunque en un principio lo consideró con su —ahora— expareja, siempre estuvo dispuesto a hacerlo solo.

Y así fue como dio el primer paso para cumplir su sueño: anotándose en el Juzgado de Familia 1 de Avellaneda.

Claro que Pablo estaba consciente de que, al ser un hombre gay y soltero, la probabilidad de lograr convertirse en papá era baja. Pero… para su sorpresa, no fue así. La espera fue larga, sí. Pero en 2019 le avisaron que había una niña de 1 año 10 meses que llevaba alrededor de un año en el hospital.

Al nacer, Mía sufrió de una perforación intestinal y su familia biológica no podía encargarse de ella. Pero eso no fue un impedimento para que Pablo decidiera formar una familia monoparental.

Amor a primera vista

Entrevistaron a los cinco postulantes interesados en adoptar a Mía, cuatro parejas heterosexuales y él, un hombre soltero y gay con todas las ganas del mundo de convertirse en papá.

Desde el primer momento en el que Pablo conoció a Mía en el hospital, supo que eran el uno para el otro. Y a pesar de que él creyó que alguna de las parejas sería la elegida para adoptar a Mía, al final él fue el elegido.

Mía y Pablo

Una vez que Pablo Fracchia recibió la noticia de que se convertiría en papá, su familia le ayudó a preparar su casa para que dejara de ser una casa de ‘soltero gay’ y se convirtiera en un hogar para un papá (sí, soltero y gay) y su hija, Mía. 

¿Saben qué fue lo que la jueza le dijo a Pablo cuando le anunciaron que fue el elegido?

«Te elegimos porque sentíamos que Mía necesitaba a alguien que la abrazara durante un año entero».

Mía pasó un año en el hospital, después de casi morir. Y eso es precisamente lo que este amoroso papá gay ha hecho desde el día uno: abrazarla, amarla y cuidarla.

Hoy, Pablo es papá de tiempo completo. Así como se dedicó tantos años a ayudar, ahora este papá gay tiene una nueva vocación: criar y amar incondicionalmente a su hija Mía.

¿Qué te pareció la historia de Pablo Fracchia, el papá gay y soltero que adoptó a su hija para formar una familia monoparental?

Con información de: infobae y Ser Argentino

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.