Violencia intragénero y cómo afecta a los LGBT+

violencia intragénero parejas homosexuales mismo sexo LGBT
Te platicamos qué es la violencia intragénero, por qué y cómo afecta a las personas LGBT+. / Foto: Perfil

La violencia intragénero (VI) es una de las problemáticas que atraviesan a muchas parejas LGBT+.

A pesar de la renuencia de ciertos grupos, el abordaje de la violencia intragénero (VI) ha tomado más peso en los últimos años para la comunidad LGBT+. Pero ojo: el hecho de que apenas se estén organizando foros y círculos de apoyo para hablar al respecto no significa que no formara parte de las cotidianidades de las parejas de la diversidad sexual. En México, el término es más o menos reciente. Hemos reportado la situación, pero no la hemos nombrado.

En su mayoría, la información (tanto cualitativa como estadística) viene desde las zonas urbanas de España. Incluso, la definición y explicación de lo que es la violencia intragénero es uno de los grandes vacíos de los glosarios LGBT+. Esto es a pesar de que el término ganó más terreno entre 2016 y 2017. Cabe destacar que también es evidente la falta de la cobertura mediática. A nivel regional, una de las pocas propuestas comunicativas que ha dado seguimiento a este tema es Avispa Media.

¿A qué nos referimos con violencia intragénero?

Antes de ahondar en una definición de diccionario, la organización Generando Igualdad subraya que la violencia intragénero es «una realidad que existe, pero está invisibilizada». Bajo este apunte, el Programa Madrileño de Información y Atención LGBTI define a la violencia intragénero como:

«Aquella que en sus diferentes formas se produce en el seno de las relaciones afectivas y sexuales entre personas del mismo sexo. Es un ejercicio de poder en el que se abusa, domina y controla».

Al estar inscrites en un sistema heteropatriarcal, es muy común que se siga contribuyendo a la invisibilización de la VI. Aunque esta tiene significativas similitudes con la violencia de género, está descrita por particularidades. Tal y como apunta el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España, la VI no parte del machismo. Esta puede derivar de factores como la edad, la situación económica y educativa o el estatus serológico. Los 6 principales mitos respecto a la VI son:

  • Las mujeres no llegamos a ser violentas.
  • La VI es menos grave y menos frecuente que la violencia de género porque se da entre iguales.
  • Solo se da en parejas gays y lésbicas que sean monógamas.
  • Es más probable que las personas LGBT+ denuncien tratos violentos por parte de sus parejas.
  • Es peor la violencia ejercida por hombres.
  • La VI no atraviesa por la violencia sexual.

¿Cómo puedo saber si soy víctima o victimaria/o?

En los últimos años, la prevalencia de la violencia intragénero ha causado que se lleven a cabo algunos acercamientos estadísticos para conocer cómo afecta a las personas LGBT+. Porque sí: la violencia intragénero también afecta a bisexuales, pansexuales, asexuales, intersexuales, trans, arromantiques, gender fluid y parejas poliamorosas.

Al igual que la violencia de género, la VI obedece a distintos tipos de violencia: física, psicológica, verbal, sexual, económica y digital. A partir de encuestas realizadas en Australia, España y Estados Unidos se ha identificado que entre las manifestaciones más comunes de la VI se encuentran:

  • Amenazar y chantajear con hacer pública la orientación sexual e identidad de género (en caso de que alguien de la pareja no haya salido del clóset). Se le conoce como outing.
  • Referirse a la persona con adjetivos que han formado parte del discurso LGBTfóbico. De acuerdo con apuntes de la organización Jóvenes por una Salud Integral A. C., en México algunas mujeres lesbianas y bisexuales han llegado a invisibilizar la violencia por parte de sus parejas por la falsa creencia de que la única violencia digna de denuncia es la física. ENTÉRATE DE LAS CARACTERÍSTICAS DE LA VIOLENCIA EN LAS RELACIONES LÉSBICAS.
  • Insistir en que la identidad de una persona únicamente está descrita por la relación en turno.
  • Agresiones que parten del discurso serofóbico. Esta modalidad de violencia es una de las que marcan un enfoque diferencial respecto a la violencia de género. Es más común entre varones gays y bisexuales.

El outing es una de las manifestaciones más frecuentes de la violencia intragénero. / Imagen: Twitter (@nnotmoon)

Que no se nos olvide el violentómetro

Sumado a estas puntualizaciones, es importante que tengas en cuenta que la VI también se presenta por niveles. Recuerda que ninguna agresión es inválida para que la denuncies. Es primordial que no pierdas de vista que el ejercicio de la violencia no es necesariamente consecutivo. Las manifestaciones pueden darse de manera intercalada. Por eso es fundamental que tú y tu pareja (individual y juntes) evalúen su relación con base al violentómetro. Si consideras que esta herramienta no es suficiente, te recordamos que también hay cuestionarios sobre la violencia en el noviazgo o matrimonio. Te dejamos este que diseñó el Centro de Investigaciones y Estudios de Género.

El violentómetro es una de las herramientas más útiles para evaluar la relación con tu pareja. / Imagen: IPN

Si tú o alguien que conoces es víctima de violencia intragénero, queremos decirte que siempre habrá medios y colectivos que estaremos dispuestos a apoyarte. Escríbenos para conocer tus dudas respecto a este tema.

Con información de Guía rápida para víctimas de violencia intragénero durante la vigencia del estado de alarma, Aldarte, Avispa Media, Instituto Politécnico Nacional (IPN), Arcópoli: Violencia intragénero, Algarabía y Generando Igualdad

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.