Iglesias estallan por ley contra la discriminación hacia los LGBT+

La reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas es impulsada por la diputada Celeste Ascencio, abiertamente lesbiana. / Foto: Cuartoscuro

El hecho de que las iglesias se sientan afectadas por una ley que prohíbe la discriminación hacia las personas LGBT+ es síntoma de su nivel de intolerancia.

La diputada Celeste Ascencio presentó una iniciativa de reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público en la que propone prohibir la discriminación hacia las personas LGBT+ por parte de las iglesias y los ministros de culto.

En sí, lo anterior no tendría por qué ser objeto de polémica. De hecho, la discriminación por orientación sexual ya está prohibida por el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La propuesta de la diputada solo busca hacer explícita esa prohibición en la ley que regula a las asociaciones religiosas. Además, ¿quién podría estar en contra de combatir la discriminación?

Pues resulta que más de 20 representantes de distintas iglesias se oponen a la iniciativa de reforma para prohibir la discriminación hacia personas LGBT+. A través de un comunicado y en conferencia de prensa virtual, los ministros calificaron esta propuesta como una ‘ley mordaza’. CONOCE EL LEGADO DE ODIO DE NORBERTO RIVERA HACIA LA COMUNIDAD LGBT+.

Celeste Ascencio, quien promueve la iniciativa a la Ley de Asociaciones Religiosas, es una diputada abiertamente lesbiana. / Foto: Mugs Noticias

¿Libertad de expresión?

De acuerdo con Proceso, en la conferencia participaron representantes de la iglesia católica, evangélica, anglicana, judía, mormona, Hare Krishna y musulmana. Los ministros se quejaron de que no fueron consultados en la elaboración de la iniciativa, por lo que pidieron establecer un diálogo con los legisladores. CONOCE AL OBISPO DE CUERNAVACA QUE CULPÓ A LAS INFANCIAS TRANS DE QUE EXISTA LA COVID-19.

Asimismo, los representantes de las iglesias consideraron que la propuesta de prohibirles la discriminación hacia las personas LGBT+ atenta contra la libertad de expresión:

«[La iniciativa] pone en riesgo la libertad de expresión de ministros y congregaciones religiosas que en uso de su derecho a la libertad religiosa expresan doctrinas y creencias desde la propia convicción de fe que están relacionadas con estos temas (sic)».

Por otro lado, los representantes de las iglesias negaron que sus expresiones sobre la comunidad LGBT+ constituyan actos de discriminación. Raúl Alberto Serrano, representante del Consejo Interreligioso del Estado de Puebla, aseguró que los ministros se basan en sus textos sagrados. Al respecto, cuestionó: «¿Esto quiere decir entonces que la Biblia es discriminatoria?». CONFIRMAN QUE LA PALABRA ‘HOMOSEXUAL’ JAMÁS ESTUVO EN LA BIBLIA.

Falso dilema

En realidad, esta supuesta encrucijada entre la no discriminación y la libertad de expresión no existe. La ley marca claramente los límites a la libertad de expresión, y el discurso de odio contra la comunidad LGBT+ es uno de esos límites. CHECA LAS DIFERENCIAS ENTRE EL DISCURSO DE ODIO Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Más allá de la reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, ya está prohibida la discriminación hacia la comunidad LGBT+ por parte de las iglesias o de cualquier otro ciudadano. Así lo explicó desde 2017 Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

«El lenguaje discriminatorio y los discursos de odio no encuentran protección constitucional. Particularmente en el caso del discurso homófobo, [la Corte] dejó sentado que las expresiones que conlleven una incitación, promoción o justificación de la intolerancia hacia la homosexualidad, por considerarla una condición de inferioridad, constituyen un acto de discriminación, vedado por la Constitución».

Es decir: las iglesias pueden hacer uso de la libertad de expresión, pero al referirse a la comunidad LGBT+ no deben incurrir en la discriminación. El hecho de que los ministros religiosos se opongan a esta propuesta ilustra que en muchos casos más bien emiten discursos de odio. Por supuesto, los discursos de odio no están protegidos por la libertad de expresión.

Por lo pronto, la iniciativa de la diputada Ascencio es solo una propuesta. Pero de aprobarse, no atentaría contra la libertad de expresión de absolutamente nadie. CONOCE A LAS DIPUTADAS Y LOS DIPUTADOS QUE APOYAN A LA COMUNIDAD LGBT+ Y PUEDEN REELEGIRSE.

¿Qué opinas sobre la propuesta para reformar la ley y prohibir que las iglesias ejerzan discriminación hacia la comunidad LGBT+?

Con información de Proceso y Milenio