Estos son los países de Latinoamérica donde los LGBT+ pueden casarse

bodas LGBT+ en América Latina Países Latinoamérica
Las parejas LGBT+ solo pueden casarse en 7 países de Latinoamérica. / Foto: RFI

Las personas LGBT+ solo pueden casarse en 7 de los 33 países que existen en Latinoamérica y el Caribe.

De acuerdo con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, todos los países de Latinoamérica deben reconocer y garantizar el derecho de las personas LGBT+ a casarse. Sin embargo, en la actualidad son solo 7 los países de América Latina que reconocen el matrimonio igualitario.

Este dato es sintomático de la LGBTfobia generalizada en la región, misma que se refleja en la negación del acceso a derechos básicos para gays, lesbianas, bisexuales y personas trans. Cabe recordar que en muchos países el matrimonio es el instrumento que permite otorgarle a una pareja acceso a servicios de salud, seguridad social, pensiones y protección jurídica en caso de viudez.

Sin embargo, el dato más preocupante es que ni siquiera los países de Latinoamérica que permiten casarse a las personas LGBT+ pueden decirse realmente incluyentes. En la gran mayoría de los casos, los gobiernos y congresos se han negado sistemáticamente a permitir el matrimonio igualitario. No obstante, los tribunales, las cortes o los poderes judiciales se encargaron de corregir prohibiciones violatorias de derechos humanos.

Estos son los países latinoamericanos donde se reconoce el matrimonio igualitario:

Argentina

Hasta antes de 2010, las personas LGBT+ no podían casarse en ninguno de los países de América Latina. Pero esa situación cambió el 15 de julio de ese año cuando Argentina estableció en el artículo 2 de su Ley de Matrimonio Civil que «el matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo». En 10 años, más de 20 000 parejas LGBT+ celebraron uniones civiles en Argentina.

Argentina celebró 10 años de la aprobación del matrimonio igualitario iluminando los edificios públicos y monumentos con los colores del arcoíris. / Foto: Agencia Presentes

Uruguay

Uruguay y Argentina comparten el honor de ser los únicos dos países de Latinoamérica que contemplan en su ley el matrimonio igualitario. En 2013 el Congreso de Uruguay reformó el Código Civil para establecer que el matrimonio «implicará la unión de dos contrayentes, cualquiera que sea la identidad de género u orientación sexual de estos». Además, se estableció que tanto las parejas LGBT+ como las heterosexuales pueden escoger el orden de los apellidos de sus hijos.

La aprobación del matrimonio igualitario en Uruguay se concretó el 10 de abril de 2013. / Foto: Cuaderno de apuntes

Brasil

En Brasil las personas LGBT+ pueden casarse desde 2013, pero a diferencia de los países de Latinoamérica mencionados anteriormente, el matrimonio igualitario no está incluido en su ley. El 14 de mayo de ese año el Consejo Nacional de Justicia determinó que las notarías de todo el país deben casar a las parejas conformadas por personas del mismo sexo que así lo soliciten. Dicho de otro modo, aunque la ley no hace mención explícita de que el concepto de matrimonio incluye a personas del mismo sexo, el Poder Judicial determinó que las parejas LGBT+ pueden casarse.

Brasil fue el tercer país latinoamericano que permitió casarse a personas LGBT+. / Foto: Economía hoy

México

México es otro de los países de Latinoamérica donde las personas LGBT+ pueden casarse a pesar de que no hay una ley nacional que reconozca el matrimonio igualitario. El 21 de diciembre de 2009 se aprobó una reforma sobre matrimonio igualitario en la capital del país. Posteriormente, en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación creó jurisprudencia y determinó que todos los jueces federales que reciban solicitudes de amparo para el matrimonio entre personas del mismo sexo deben otorgarlos. Desde entonces, las personas LGBT+ pueden casarse en México, pero para ello requieren tramitar un amparo. No obstante, con el paso del tiempo, algunos estados fueron legislando sobre el tema a nivel local. Actualmente, 22 de los 32 estados del país permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo sin necesidad de amparos judiciales

Las primeras bodas entre parejas LGBT+ realizadas en México se celebraron en 2010 en el entonces Distrito Federal. / Foro: Expansión

Colombia

En 2016, Colombia se sumó a lista de países de Latinoamérica donde las personas LGBT+ pueden casarse. Pero al igual que México y Brasil, tampoco plasmó el matrimonio igualitario en su ley. Desde 2011 la Corte Constitucional determinó que las parejas del mismo sexo sí pueden conformar familias. Por ello, ordenó al Congreso legislar sobre matrimonio igualitario a más tardar en 2013. Pero el Congreso incumplió el plazo. Por ende, la Corte se limitó a establecer que las parejas LGBT+ podían formalizar su unión ante notarios y jueces. El problema es que ante este vacío legal, los matrimonios entre personas del mismo sexo muchas veces no eran reconocidos por las instituciones. Finalmente, en 2016 la Corte emitió una sentencia determinando que todos los matrimonios entre personas del mismo sexo se consideran legales.

En Colombia se reconocen como legales todos los matrimonios entre personas LGBT+ contraídos desde 2013. / Foto: Colombia Diversa

Ecuador

El año 2018 marcó un parteaguas para dos países de Latinoamérica que pudieron permitir a las parejas LGBT+ casarse gracias a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ese año, la Corte Interamericana declaró que los países firmantes de la Convención Americana de Derechos Humanos están obligados a reconocer el matrimonio igualitario. En 2019, un tribunal menor de Ecuador aprovechó para preguntar a la Corte Constitucional si podía acogerse a esa sentencia para casar a personas del mismo sexo. El 12 de junio, la Corte Constitucional respondió de manera afirmativa. Así, Ecuador pudo legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo sin modificar su Constitución.

Marcha del Orgullo LGBT+ en Ecuador / Foto: ILGALAC

Costa Rica

De modo similar a lo que ocurrió en Ecuador, en 2018 la Sala Constitucional de Costa Rica consultó a la Corte Interamericana sobre la posibilidad de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Al recibir una opinión favorable, la Sala Constitucional costarricense otorgó al Congreso un plazo de 18 meses para legislar sobre matrimonio igualitario. Sin embargo, el Congreso incumplió el plazo. Así, el matrimonio igualitario no pudo plasmarse en la ley.  Pero el 26 de mayo de 2020 quedaron derogadas las disposiciones que prohibían casarse a parejas conformadas por personas del mismo sexo.

Marco Castillo, abogado y activista gay de Costa Rica, se casó en 2020 con su pareja, Rodrigo Campos. / Foto: Teletica

Ojalá que los 26 países de Latinoamérica y el Caribe que faltan de sumarse a esta lista lo hagan pronto para que las parejas LGBT+ puedan casarse con total libertad.

Con información de Identidad y Diversidad, Conapred, El país, Colombia Diversa y BBC

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.