Los mejores looks queer de Dennis Rodman

Dennis Rodman Looks Queer
Dennis Rodman vestido de novia en la presentación de su libro autobiográfico/ Foto: Code List.

Más allá de sus logros deportivos, sus amoríos y sus escándalos, uno de los aspectos más fascinantes del exbasquetbolista Dennis Rodman son sus looks queer.

Gracias a sus looks queer, el de Dennis Rodman es uno de los pocos nombres que lo mismo puede ser un referente en el mundo de los deportes que en el de las drag queens. Y además, pese a la polémica en torno a su orientación sexual, no puede escatimársele el hecho de haber contribuido al debate sobre la homosexualidad en el deporte profesional.

Rodman es un personaje que logró aglutinar en su persona la rudeza e hipermasculinización de los atletas con el travestismo y los looks queer. Su historia es la de uno de los atletas más agresivos del deporte y la de un mujeriego empedernido. Pero también la de un hombre que muestra una sexualidad fluida, sin miedo a prejuicios en una época en que el tema no se discutía abiertamente.

Dennis Rodman nació en un barrio pobre de Dallas y creció como víctima de abuso. Este hecho haría que en su juventud desarrollara una personalidad introvertida totalmente opuesta a la que lo caracterizaría en su época de apogeo como atleta. Estos aspectos, que se muestran en la serie documental de Netflix, The Last Dance, hicieron de Rodman un personaje tanto o más fascinante que el mismísimo Michael Jordan.

El origen de los looks queer de Dennis Rodman

Según se narra en los documentales que existen sobre su vida, Dennis Rodman encontró un punto de inflexión cuando colapsó su idealizado sentido de pertenencia a su primer equipo como profesional, los Detroit Pistons. Al enterarse de la salida de su entrenador —a quien consideraba parte de su familia— el atleta intentó quitarse la vida. Según relata, se salvó al quedarse dormido por querer escuchar dos canciones de Pearl Jam. Al final, ese frustrado intento suicida lo impulsaría a convertirse en la personalidad que ahora es.

Empezó a teñirse el pelo de rubio o de rosa, a usar piercings en las orejas, los labios y hasta el ombligo, y a usar looks queer que incluso por momentos lo harían parecer como drag queen. Pero eso no impidió que conquistara a mujeres como Madonna o Carmen Electra.

Cómo olvidar cuando en 1996, Rodman se visitó de novia para promocionar su autobiografía titulada Bad as I wanna be.

En 1995, el atleta también aprovechó su peculiar estilo para mandar un mensaje de solidaridad hacia las personas con VIH. Apareció en una premiación de MTV con las uñas pintadas, un traje de lentejuelas y el distintivo lazo rojo de la lucha contra el sida.

Dennis Rodman en los MTV Awards / Foto: Vice

Además, el basquetbolista gustaba de combinar sus tatuajes con maquillaje, incluso durante su carrera como deportista.

Dennis Rodman maquillado en la arena de los Bulls / Foto: Medio tiempo 

Finalmente hay que recordar cuando, para no perder la costumbre, Rodman se presentó a un partido de beneficencia vestido como drag queen.

Sin duda, el de Dennis Rodman y sus looks queer es el perfecto ejemplo de que la masculinidad no sólo se ejerce de la manera heteronormativa.

Con información de Vice y Medio Tiempo

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.