7 tips útiles para convertirte en un power bottom

Estos tips te ayudarán a convertirte en un gran power bottom. / Twitter @AntonyLAtyn

Si quieres convertirte en el mejor power bottom, checa estos tips que te ayudarán y comienza tu entrenamiento cuanto antes.

Ese gay pasivo que te dijo que no le hicieron falta tips porque la vida misma le enseñó a convertirse en el mejor power bottom, tal vez no te está mintiendo, pero seguro lo aprendió a la mala. Porque sí, la vida de un pasivo es dura. Hay demasiadas cosas por las que preocuparse, pero un poco de entrenamiento puede ser bastante útil.

Si ya descubriste que lo tuyo es esa sensación de tener algo en el trasero, no hay nada de malo en ello, acéptalo orgullosamente. Pero antes de dejarte ir como hilo de media, hay algunas medidas que definitivamente debes tomar para sacar el mayor provecho a tu vida de pasivo.

Por eso, tenemos algunos tips que son una especie de guía en tu nueva misión de convertirte en el mejor power bottom. Ya verás que una vez que logres dominarlos, las satisfacciones que te llevarás harán que el esfuerzo valga la pena.

Entrena tu trasero

Te importe o no el tamaño, es imperativo que comiences tu entrenamiento de pasivo cuanto antes, y los juguetes —ya sabes cuáles— pueden ser tus mejores aliados. Pero no intentes subir cinco escalones de un solo paso, debes empezar con juguetes no tan tremendos para que no lastimes tu colita. Procura tener sesiones con tu juguete al menos una vez a la semana —de los básicos, como un dildo o un plug—, eventualmente te vas a acostumbrar y podrás avanzar a escalas mayores.

Si tu misión es convertirte en un power bottom, experimenta con distintos movimientos y velocidades para que empieces a expandir no solo tu esfínter, sino tu nivel de aguante. Solo no te quieras adelantar, la experiencia no se logra de un día para otro.

Debes entrenar tu trasero día y noche. / Foto: Giphy

Entrena tu gag reflex

Es normal que los músculos de la garganta de repente nos quieran traicionar a la hora de ‘comernos eso’. A esas arcadas que sentimos cuando topan con pared, se les conoce como gag reflex. No puedes hacer que tu garganta se abra por arte de magia, lo que sí puedes hacer es minimizar esas náuseas.

En este caso, no es nada recomendable meterte ningún tipo de artículo por la boca, puedes correr el riesgo de ahogarte y, literal, morir en el intento. Por favor, no lo hagas, ¿ok? Lo que sí puedes hacer es pedirle ayuda a un chico paciente que te quiera prestar su berenjena para tu entrenamiento. Ya sea que él se quede parado o que se recueste, el chiste es que tú tengas el control. Muévete a tu propio ritmo, ve qué tan profundo puedes llegar y lo más importante: respira por la nariz. Suena como una situación de ganar-ganar, ¿no?

Si eres pasivo, un buen consejo es entrenar tu gag reflex. / Foto: Giphy

Usa mucho lubricante

¿Alguna vez has leído en algún sitio la frase: «Aplique de manera generosa»? Bueno, pues quiere decir que uses un chingo. Con el lubricante es igual, no te midas. Estamos hablando de introducir algo por Detroit, así que entre más resbale, es mejor. Dicho esto, hay un par de cosas que debes tomar en consideración.

El lubricante a base de agua es buenísimo, pero debido a que está hecho de agua, es fácil que se seque rápido. Así que si planeas tener una sesión larga, tendrás que estar aplicándotelo cada cierto tiempo. Puedes limitar el lubricante a base de agua para tus sex toys. Para nepes de verdad, te funcionarán mejor los lubricantes de silicona. Estos mantendrán su humedad por más tiempo, funcionan mejor para tamaños grandes y podrás encontrar presentaciones específicamente para esta práctica.

El lubricante es el mejor amigo de todo gay pasivo. / Foto: Giphy

Evita productos que te ‘adormecen’

Hay infinidad de productos que interfieren de manera directa la química de tu cuerpo. Hay spray que adormece tu garganta o lubricantes especiales para ‘anestesiar’ tu ano con el fin de no sentir dolor mientras te están embistiendo. Sin embargo, que no sientas dolor, no significa que no te estén lastimando.

Disfrazar el dolor con productos químicos puede traerte consecuencias físicas que definitivamente querrás evitar. Algo similar ocurre con los poppers, cuyo efecto relajante es altamente codiciado entre la comunidad gay porque, básicamente, te afloja para que la ‘entrada’ sea más sencilla. Al final del día, es tu decisión si utilizas estos productos, pero es recomendable no hacerlo.

En tu entrenamiento como pasivo, trata de alejarte de los productos que te adormecen. / Foto: Giphy

Salva un caballo, monta a un vaquero

Montar es empoderador. Sea o no tu posición favorita, esta manera es ideal para el gay pasivo, ya que él tiene el control de qué tanto se puede meter y a qué velocidad quiere ir. Empezar con unos buenos sentones te ayudará a irte acoplando a la sensación de tener algo dentro de ti. Cuando tengas más experiencia, podrás empezar de la forma que quieras sin ningún problema.

Montar es la mejor manera de iniciarte como gay pasivo. / Foto: Giphy

Empieza lento

Empezar lento es un punto que he mencionado en distintos momentos de este texto. Y es que es muy cierto. Recuerda que el porno es ficción; no es bueno meterle turbo desde el primer momento. Es muy probable que te duela y vas a tardar un rato en recuperarte porque es una sensación muy fea. 🙁 Si ya le dijiste que empiece lento pero no te escucha, no vale la pena. Berenjenas en el mundo hay muchas. 😉

Tranquilo, tranquilo, no va a irse a ningún lado… / Foto: Giphy

Buena comunicación

Los mejores activos son aquellos que saben entender cuando un gay pasivo está disfrutando la penetración. Y no siempre hacen falta las palabras para esto; una espalda totalmente arqueada y la cabeza abajo son una señal clara de dolor. Amigo pasivo: si no lo estás disfrutando, debes decirle al activo cómo hacerlo mejor: que baje la velocidad, que cambien de posición, que no vaya tan profundo o lo que te haga sentir mejor. O todo lo contrario: si quieres más, dile que vaya más duro o más rápido o más profundo. Una buena comunicación hará que el sexo sea más placentero no solo para uno, sino para ambos.

El último consejo para ser pasivo es tener una buena comunicación con tu activo. / Foto: Giphy

Estamos seguros de que estos tips te serán de gran ayuda en el camino para convertirte en el mejor power bottom.

Con información de Advocate

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.