Él era Antonio, su hermano lo mató por ser gay

Antonio Rafael, asesinado por su propia familia por su orientación sexual. / Foto: Los Tubazos

Antonio Rafael Pérez era un chico gay y sordomudo. Esas fueron las razones por la que su propio hermano lo mató a balazos.

Antonio Rafael Pérez tenía 26 años y residía en el municipio de José María Vargas, en Táchira, Venezuela. Era gay, cosa que molestaba mucho a su hermano, Antoni José, de 25 años. Ambos hombres peleaban constantemente debido a la orientación sexual de de Antonio Rafael.

Sus riñas escalaron tanto que incluso Antoni José exigió a su propio hermano que abandonara su hogar. A pesar de las continuas advertencias, Antonio Rafael se negó a irse. Esto enfureció a Antoni José, quien ya tenía un historial delictivo en la región. Fue entonces que planeó el asesinato de su hermano. Lo hizo junto con Cristhian Alejandro Hidalgo, apodado ‘la Pantera’, otro delincuente del vecindario que tan solo tiene 19 años. ESTE FUE EL CASO DEL JOVEN QUE PERDIÓ UN OJO POR UN ATAQUE HOMOFÓBICO.

Antoni José mató a su propio hermano por ser gay y sordomudo. / Foto: Entrelíneas

Juntos, Antoni José y ‘la Pantera’ dispararon contra Antonio Rafael hasta que murió. Y, de acuerdo con la declaración en redes sociales de Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Venezuela, la homosexualidad de la víctima no era la única cosa que incomodaba al ahora asesino Antoni José.

«Cabe destacar que Antoni repudiaba no solo la homosexualidad de su hermano, sino también el hecho de que este fuera sordomudo, cosa que lo enfureció y [por la que] lo agredía constantemente».

Fueron elementos del Cicp los que arrestaron a Antoni José el 18 de octubre. El fratricida fue puesto a disposición de la Fiscalía número 27 del Ministerio Público. No obstante, Cristhian ‘el Pantera’ continúa prófugo de la justicia.

Exigen tipificar crímenes de odio

Al darse a conocer la noticia del asesinato de Antonio Rafael, la asociación Venezuela Igualitaria se pronunció en contra de la homofobia y la discriminación. A través de redes sociales, esta organización exigió al Estado venezolano tipificar los crímenes de odio contra la comunidad LGBT+.

Que el Estado cuente con un protocolo para tipificar crímenes de odio permitiría medir la cantidad de intolerancia y homofobia que recorren las calles de cada ciudad y cada pueblo. Además, su existencia obligaría al gobierno a sensibilizar a los jueces y servidores públicos en temas de diversidad sexual. Esto con el fin de tratar estos casos de una manera más rápida y adecuada. ELLA FUE LA JUEZA QUE DECIDIÓ QUE EL ATAQUE A UNA PAREJA GAY EN UN CENTRO COMERCIAL NO ERA HOMOFOBIA.

Esperamos que, a partir del caso de Antonio Rafael, el sistema de justicia venezolano reconozca lo urgente que es crear protocolos adecuados para lidiar con este tipo de casos. Así, estos ataques y violaciones a los derechos humanos dejarán de ser calificados como simples riñas entre familiares y serán nombrados como lo que son: crímenes de odio.

Que la muerte de Antonio Rafael nos recuerde lo urgente que es seguir luchando para que estos casos dejen de replicarse en Latinoamérica y el resto del mundo.

Con información de Douglas Rico (Instagram), Excélsior y Noticieros Televisa

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.