Corren a gay de restaurante por bailar con otro hombre

Luis y Trey son una pareja gay que fue expulsada de un restaurante porque Trey bailó con otro hombre. / Foto: El Nuevo Día

Una pareja gay y sus acompañantes fueron expulsados de un restaurante luego de que un empleado les dijera que dos hombres no podían bailar juntos.

Luis Rivera y Trey May son dos novios que quisieron disfrutar unas vacaciones en Puerto Rico. La pareja gay cenó y disfrutó de la música junto con sus familiares hasta que un empleado del restaurante en donde se encontraban les dijo que dos hombres no podían bailar juntos. El comercio intentó excusarse, pero no logró mantener la mentira.

De acuerdo con lo que Trey dijo a Noticentro, ellos estaban en el local Gyros Samplers Bar, en el municipio de Orocovis, con la familia de Luis. Rivera estuvo bailando con una mujer sin tener ningún problema con los empleados. No obstante, cuando May se levantó a bailar con Kelvin, un amigo de su novio, un trabajador le indicó que debía detenerse. MIRA CÓMO CUATRO MARINOS ARRUINARON LA CENA DE ANIVERSARIO DE UNA PAREJA GAY.

El periodista David Begnaud contactó a los chicos y obtuvo un video en donde se puede ver el inicio del altercado, aunque las palabras del empleado no se escuchan debido a la música. A pesar de esto, Rivera le dijo al reportero que el hombre había dicho:

«Los heterosexuales pueden bailar, hombres con hombres no».

El comercio niega lo sucedido

La pareja y la familia de Luis discutieron con los dueños del restaurante, quienes además se negaron a identificarse con sus comensales. Una vez fuera del local, May compartió un video en sus redes sociales en donde llamaba a sus seguidores a evitar el lugar si alguna vez visitaban el país.

«Este lugar es sumamente homofóbico. Me acaban de sacar por bailar con alguien que ni siquiera es mi novio. Si alguna vez están en esta área de Puerto Rico, por favor, no vengan».

Begnaud contactó al restaurante a través de redes sociales. Posteriormente, recibió un mensaje que decía que «todo fue un malentendido, nadie los echó» y que simplemente los empleados les habían pedido a los chicos que fueran a la terraza para que utilizaran su cigarro electrónico. Sin embargo, la pareja le dijo al reportero que habían estado fumando dentro del local por un largo periodo de tiempo sin que les dijeran nada. No fue hasta que Trey y Kelvin empezaron a bailar juntos que el staff se molestó.

Disculpas a medias

A pesar de que los representantes de Gyros negaron el acto de discriminación cuando Begnaud les preguntó por lo sucedido, el restaurante emitió una disculpa en su página oficial de Facebook.

«A todos nuestros clientes, comunidad LGBT y clientes afectados: nuestra intención jamás ha sido el ofender a ninguna persona. Todos los clientes que han tenido la oportunidad de visitarnos saben de primera mano cómo es el trato que damos día a día. Pedimos disculpas grandemente a los clientes afectados el día de hoy y les expresamos que estamos abiertos al diálogo con ellos en específico».

El mensaje que emitió el restaurante / Foto: Primera Hora

A pesar de la disculpa, el bar no ha contactado a los afectados de manera directa. Además, en entrevistas con medios como Noticentro, Edwin Berríos, dueño del local, continuó negando que haya sido un acto de discriminación lo que pasó en su local. ESTA FUE LA MANERA EN LA QUE ESTE LOCAL AGREDIÓ A UNA PAREJA LGBT+.

Bailar con otro hombre, sin importar si son pareja o no, no es ninguna falta a la moral. Rechazar a alguien por su orientación, al contrario, es un acto de discriminación.

Con información de David Begnaud, Trey May y Primera Hora