Sailor Moon, anime LGBT+ que incomodó a conservadores

Sailor Moon es uno de los animes favoritos de la comunidad LGBT+. / Imagen: Toei Animation Inc

Sailor Moon, uno de los animes consentidos de la comunidad LGBT+, fue transmitida en TV por primera vez el 7 de marzo de 1992 y la serie ha sido víctima de la censura en más de una ocasión a lo largo del tiempo.  

A pesar de los muchos intentos de censura, Sailor Moon está en los corazones de muchas generaciones LGBT+. Además de haber formado parte de la rutina de quienes crecieron en los 90, esta serie de anime creada por la artista de cómics (mangaka, 漫画家) Naoko Takeuchi musicalizó los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El universo de Sailor Moon fue uno de los grandes éxitos del estudio Toei Animation.

En sus años de gloria, esta caricatura infantil sirvió como ejemplo de las ambiciosas estrategias de crossover entre la industria televisiva y sectores como el textil, cosmético y el de los juguetes. Se estima que la mercancía de Sailor Moon rebasó los 5000 artículos.

Desde un principio se le quiso apostar a lo grande. Al ser exportada a Estados Unidos se tenía planeado que fuera una serie híbrida. Se pretendía hacer una mezcla entre animación y live-action. Esto no fue posible por los altos costos de producción.

Amamos Sailor Moon…bueno, no todes

La serie fue un paradigma para el anime, ya que atrajo a públicos que no precisamente estaban interesados en la animación japonesa. Sailor Moon se posicionó como uno de los referentes para el feminismo y la comunidad LGBT+. Por esta razón, la historia de Usagi Tsukino (Serena), Ami Mizuno (Amy) y Minako Aino (Mina) llegó a causar cierta incomodidad entre los grupos conservadores.

En numerosas ocasiones, grupos de psicólogos, asociaciones de padres de familia e integrantes de la ultraderecha manifestaron que la caricatura era un contenido inapropiado para el público infantil. Incluso se llegó a decir que podía causar serias afectaciones a la identidad de género de las infancias. La serie también llegó a ser acusada de ‘la promoción del incesto’. Las descripciones de la supuesta malicia del universo creado por Naoko Takeuchi se replicaron en programas como Dragon Ball Z, Los caballeros del zodiaco y Ranma ½. MIRA LOS 5 MOMENTOS DEL ANIME QUE MARCARON NUESTRA INFANCIA LGBT+.

Casos de censura

La caricatura fue censurada en distintas latitudes y temporalidades. La remoción de contenidos no se limitó a los 90. Para que Sailor Moon formara parte del catálogo de Netflix fue necesario intervenir la historia. Si eres seguidor/a de los cómics, sabes que Zoycite y Kunzite son una pareja homosexual. CHECA OTROS CASOS DE CENSURA ADEMÁS DE SAILOR MOON.

Para obtener el visto bueno de la plataforma, el romance tuvo que ser entre una mujer y un hombre. Lo mismo ocurrió con Sailor Neptune, Sailor Uranus: Haruka y Michiru. Esta fue una de las quejas más recurrentes por parte los clubs LGBT+ de Sailor Moon en España y Francia. Con la finalidad de esconder el amor entre mujeres, se les presentó como primas.

También modificaron la esencia de Ojo de Pez. En las cadenas de televisión de Latinoamérica y Estados Unidos se negó que Ojo de Pez fuera gender fluid. En países como Italia se optó por mostrar al personaje lo menos posible. Según reportó el sitio sailormoonforo.com, en uno de los episodios se borraron 140 escenas de Ojo de Pez.

Ojo de Pez / Imagen: Toei Animation Inc

Otras vías para socavar la representación LGBT+

El repertorio de las estrategias de censura de Sailor Moon es muy extenso y, sobre todo, decepcionante para feministas y personas de la comunidad LGBT+. Algunas van desde la ocultación de desnudos hasta el cambio de voz de los personajes o el blurry en el delineado de los cuerpos.

Por supuesto, el doblaje fue un gran recurso con el que los consorcios televisivos excusaron la censura. Como ejemplo podemos mencionar las modificaciones que se hicieron a los diálogos originales de la película Sailor Moon R movie (La promesa de la rosa, 1993). En numerosas ocasiones se acusó a las productoras y televisoras por bifobia (concretamente en el caso de Sailor Star Fighter). Una de las mayores denuncias de la comunidad LGBT+ respecto a Sailor Moon fue el llamado queer erasure (borrado queer).

A más de 20 años después de su primera emisión en Japón, Sailor Moon sigue siendo uno de los contenidos animados más populares entre la comunidad LGBT+. Por tanto, las productoras quisieron compensar las denuncias de censura por parte de las audiencias. Esa fue la promesa central de Sailor Moon Crystal (2014).

Aunque parte de la fanbase de Sailor Moon se mostró escéptica acerca de esta readaptación, otros sectores —específicamente miembros de la comunidad LGBT+— aseguraron que la serie les ayudó a entender el amplio espectro de la diversidad. Para las generaciones más jóvenes, la creación de Naoko Takeuchi fue uno de los primeros referentes para asumir una postura de rechazo a los roles de género.

¿Recuerdas algún otro ejemplo de censura que demuestre que la representación LGBT+ en Sailor Moon resultó incómoda para los sectores conservadores?

Con información de Spoiler, Global Voices, Sailor Moon Foro, Cinemanía, La Vanguardia y Vanguardia MX