Divine: la descarada drag queen que aún nos encanta

Divine película Female Trouble
Divine (al centro) en su icónica película Female Trouble (1974) / Foto: The New Yorker

Descubre quién fue la magnífica drag queen Divine. Su estética barata, su actitud descarada y su identidad queer exacerbada nos hicieron amarla. 

Divine fue una drag queen transgresora, subversiva, estridente y en extremo bizarra. Su nombre real fue Harris Glenn Mildstead y nació en 1945, en Baltimore, California. Creció en una familia bautista conservadora y acomodada. Durante su infancia sufrió de bullying debido a su sobrepeso y a su feminidad. En la primaria y secundaria era golpeado, tanto que incluso tenía que ser escoltado en patrulla para ir y venir de la escuela.

Durante sus años de preparatoria, Glenn descubrió una nueva dieta que le permitió bajar de 80 kilos a 66, lo cual le permitió ganar seguridad y evitar a nuevos bravucones. A los 17, sus padres lo enviaron a un psiquiatra y fue en ese periodo que el joven descubrió su bisexualidad.

Luego de la preparatoria, Glenn estudió en la Escuela de Belleza Marinella y trabajó algunos años como estilista. Ahí perfeccionó su técnica del beehive —o peinado de colmena— y otros estilos de cabello que luego le ayudarían para diseñar a su personaje, Divine.

Glenn en drag, antes de ser llamado Divine y desarrollar su propia estética. / Foto: BioBioChile

John Waters, ¿cocreador de Divine?

A mitad de la década de los 60, Glenn Mildstead y el director de cine John Waters se conocieron. Vivían en la misma calle, amaban las mismas corrientes alternativas del arte queer y gustaban de los mismos lugares de encuentro de la escena underground. Waters había sido expulsado de New York University (NYU) por fumar marihuana, pero eso no lo detuvo para seguir su meta: crear las películas más trashy de la historia del cine.

Él fue quien le dio el nombre a Divine. Y ella fue la protagonista de la mayor parte de los cortos y películas de Waters. Sus primeras producciones juntos fueron los cortos Hag in a Black Leather Jacket (1964) y Roman Candles (1966). Waters aseguraba que Divine era su musa, ya que era lo que más se alejaba de los estándares de belleza de la sociedad. Él la llamaba «la mujer más bella del mundo, casi». Si bien Divine por sí misma ya buscaba exaltar su gordura, así como su identidad queer, trashy e irreverente, John Waters fue uno de los mayores propulsores de su rareza.

John Waters y Divine durante su época más exitosa. / Foto: Pixels

Fue gracias a consejos de Waters que Divine se rapó el cabello hasta la mitad de la cabeza o que comenzó a utilizar un maquillaje extravagante diseñado por el artista Van Smith, y que luego se apropió Divine. La popularidad del dúo Divine-Waters fue incrementando con películas como Mondo Trasho (1969), Multiple Maniacs (1970) y Pink Flamingos (1972). La icónica escena donde Divine come heces reales de perro fue una que la colocó como la reina del underground queer.

El auge de Divine

Una de las producciones más importantes de esta drag queen fue Hairspray (1988), donde hizo el papel de Edna Turnblad, madre de la protagonista del musical. Aunque sus personajes y papeles más famosos eran en drag, Glenn siempre aseguró que era un actor completo que no solo buscaba hacer roles femeninos o de drag queens. Sin embargo, el renombre de Divine era demasiado grande y Glenn quedó rápidamente opacado por su alter ego.

Gracias a sus exitosas películas, esta drag queen comenzó a tener sus propios shows en diferentes clubes gays del calibre de Studio 54 y la Andy Warhol’s Factory. En este último fue donde presentó sus mayores éxitos, entre ellos “You Think You’re a Man”.

Divine y Grace Jones en Studio 54 / Foto: Pinterest

El final de la era de Divine

Divine murió en 1988, a la edad de 42 años, por un ataque al corazón. Falleció luego de haber recibido la oferta de trabajar como un personaje masculino recurrente en la serie de Married with Children, antes de que esta se empezara a grabar. Asimismo, murió sin saber que había sido la mayor inspiración para Úrsula, la villana de La sirenita, película que se estrenó en 1989.

Pero, a pesar de su corta vida, su influencia en la cultura queer underground de la época, en la mainstream de la actualidad, y en la escena drag, son indiscutibles. Sin la extravagante y arrancada Divine quizá todas las drag queens continuarían siendo reinas de concurso que solo buscan emular la belleza femenina. Pero ahora son mucho más que eso.

¿Conocías a la fabulosa drag queen Divine? ¿Cuáles de sus películas y canciones son tus favoritas?

Con información de them. y The Vintage News

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.