lunes, marzo 4, 2024

Adiós, Roberto: Película que marcó historia de cine gay argentino

Adiós, Roberto (Enrique Dawi, 1985) marcó la historia del cine de Argentina por ser la primera película gay.

Protagonizada por Carlos Calvo (Roberto Mazzitelli) y Víctor Laplace (Marcelo Estévez), Adiós, Roberto es considerada la primera película gay del cine de Argentina. En las semanas posteriores al estreno, fue calificada como «muy jugada» y «adelantada a la época». ESTAS SON LAS MEJORES 50 PELÍCULAS DEL CINE GAY.

La historia se centra en Roberto, quien luego de separarse de su esposa, Marta (Ana María Picchio), se va a vivir con Marcelo. En ese entonces, no sabe de su orientación sexual. Conforme avanza la cinta vemos a un hombre adulto con múltiples cuestionamientos sobre la forma en la que se relaciona sexual y románticamente. Así como en otros largometrajes, presenciamos un ambiente familiar muy conservador y devoto de la Iglesia.

Detrás de cámaras

Además de ostentar el título de la primera película gay argentina, Adiós Roberto es valiosa por la construcción de los personajes. Según expone el diario Clarín, el director Enrique Dawi se inspiró en el estilo de Andrés Ciro Martínez, vocalista de Los Piojos y actual líder de Ciro y los Persas, para la caracterización de sus protagonistas.

Otro de los motivos por los que se considera una de las entregas más importantes de la filmografía de este país de Sudamérica es el abordaje de la homosexualidad desde la cultura barrial.

De acuerdo con recuerdos de Víctor Laplace, se sabe que Adiós, Roberto, suscitó «un éxito descomunal». No fue equiparable a Juan Moreira (1973), pero ayudó a que las juventudes sexodisidentes no se sintieran solas. Al respecto, el también director y guionista de El mar de Lucas compartió:

«[La película] atrajo a mucha gente que pensaba que la homosexualidad no es un pecado. Es más, los chicos gay se me acercaban y decían: “Muchas gracias por lo que hicieron por nosotros”. Y eso es lo valioso del cine, ¿no? El cine nos permite soñar, fantasear y dejar un testimonio fuerte».

Contexto de la República Argentina durante los 80: clave para enmarcar y dimensionar el éxito de la producción de Enrique Dawi

El lugar que ganó Adiós, Roberto no solo causó molestia entre el sector más tradicionalista del séptimo arte argentino. Aunque el Frente de Liberación Homosexual tuvo un periodo álgido entre 1971 y 1976, los temas referentes a las diversidades sexuales se seguían manteniendo a la sombra.

La proyección de Adiós, Roberto en las salas de cine estuvo antecedida por corrientes artísticas que hicieron contrapeso a la «modernización gay». Dichas estrategias políticoculturales se tradujeron en críticas a la insistencia en replicar los modelos estadounidenses sobre la sexualidad. En ese entonces, colectivos señalaban la importancia de recuperar y fortalecer las «identidades maricas, travestis, fairies y bichas».

En paralelo y con el objetivo de enmarcar a las poblaciones sexodiversas en la memoria histórica, colectivos y activistas a título personal se dieron a la tarea de documentar los eventos que, en pleno apogeo del activismo del VIH y transición democrática prometida en 1983, evidenciaban la discriminación en razón de orientación sexual, expresión e identidad de género. CONOCE OTRAS PELÍCULAS ARGENTINAS CON TEMÁTICA GAY.

Adiós Roberto primera película gay cine argentino afiche
Afiche de Adiós, Roberto / Imagen: Serafín Molina

El legado según uno de los actores protagonistas

2 años después del estreno de Adiós Roberto, en 1987, el activista Carlos Jáuregui (Comunidad Homosexual Argentina y Gays por los Derechos Civiles) hizo la primera referencia a las, los y les 30 400, quienes están presentes cada Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

Según se ha documentado, Jáuregui escuchó decir al activista y rabino Marshall Meyer que la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep) contabilizó la desaparición de 400 personas sexodisidentes. ESTO SUCEDIÓ CON LAS PERSONAS LGBT+ EN LA DICTADURA MILITAR DE ARGENTINA.

Durante el aniversario número 35 de Adiós, Roberto, Víctor Laplace reflexionó sobre la importancia de haber actuado en la primera película gay del cine argentino, una que, por cierto, no muestra un solo beso entre los protagonistas.

Para él, dar vida a Marcelo —un hombre que vive en el imaginario por su emblemática bata rojo satín— fue ser parte de «un momento de quiebre».

¿Ya viste Adiós Roberto, primera película gay del cine argentino?

Ana Flores
Ana Flores
she/her/they/ellæ. Escribo sobre diversidad sexual, justicia reproductiva y movimientos sociales.

Artículos Relacionados

Lo más reciente