VIH

VIH: Avances en caso de serofobia y homofobia en Autobuses México Puebla

Te compartimos el testimonio de un caso de homofobia y serofobia en Autobuses México Puebla. / Foto: Twitter (@UPositivoAC)

A mediados de marzo de 2022, Carlos Escobar hizo del conocimiento de Homosensual el caso de serofobia y homofobia al que se enfrentó como trabajador de Autobuses México Puebla Estrella Roja S.A. de C.V.

Desde 2017, Carlos Escobar Parra presentó una denuncia por la serofobia y la homofobia vivida a manos de Autobuses México Puebla Estrella Roja S.A. de C.V. Como en casos similares, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) también está implicado. Se le acusa de vulnerar el derecho a la privacidad.

Actualmente, el proceso está a cargo de la Fiscalía General del Estado de Puebla. Así como lo expresó el afectado en un correo electrónico para Homosensual, hacer su experiencia de carácter público deriva de su exigencia de que los actos a continuación no queden impunes. ESTOS SON ALGUNOS DE LOS CASOS DE SEROFOBIA MÁS INDIGNANTES EN MÉXICO.

El 24 de junio de 2022, Carlos nos notificó que ganó el proceso laboral. Esto significa que la empresa deberá otorgarle su liquidación al 100%, tal como lo indica el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Aunque aún están pendientes otros 2 procesos de corte penal y civil, esta primera resolución comienza a ser un contrapeso a la incertidumbre que ha enfrentado Carlos en su búsqueda por la reparación de daños. Al respecto, comentó a Homosensual:

«Cuando me despidieron, querían que firmara una renuncia voluntaria donde aceptaba que nunca fui discriminado ni violentado».

Estrella Roja es una empresa que incurre en prácticas de pinkwashing

Pese a las denuncias que se detallarán a lo largo de este testimonio, en pleno Mes del Orgullo Estrella Roja incurrió en prácticas de pinkwashing. El 18 de junio de 2022 —poco después de un mes de que la compañía fue señalada por acoso y amenazas telefónicas— el afectado comunicó vía Twitter que en vísperas de la Marcha LGBT+ en Ciudad de México la compañía se colgó de las demandas de la población sexodiversa para promocionar sus servicios. Según contó Carlos, el camión de Estrella Roja se mostró en la Marcha del Orgullo que se llevó a cabo en la capital de Puebla ese mismo día.

«Vulneraron un lugar que para mí era seguro. Iba en la Marcha. Ver el autobús con el logo y la marca me dio miedo. Me quedé congelado. Tuve miedo, pero ese miedo se volvió coraje. ¿Qué hacían ahí?».

Según Carlos, el camión de Estrella Roja estuvo presente en la Marcha del Orgullo de Puebla el sábado 18 de junio de 2022. / Foto: Twitter

El inicio de una lucha que le ha costado casi 5 años

El 26 de julio de 2017, Carlos Escobar Parra fue contratado como asesor comercial del centro de atención telefónica de Autobuses México Puebla Estrella Roja. Para el 4 de noviembre, la Unidad Medicina Familiar 6 del IMSS emitió una receta médica en la que se detalló su estado serológico, información para la cual Carlos no otorgó su consentimiento.

«Colocaron mi condición cuando le había comentado a la urgencióloga que la nota era para mi trabajo».

El mismo día que acudió a su consulta fue a trabajar y presentó su receta. 2 días después, el personal de la empresa lo mandó a llamar. Tenía que reunirse con la licenciada Adriana Soriano para «hablar sobre un problema muy importante».

Durante la reunión y por intervención del licenciado Eduardo Castillo Cisneros, lo quisieron canalizar con el servicio médico. La serofobia por parte del personal de Autobuses México Puebla Estrella Roja se hizo presente cuando le solicitaron que acudiera a un laboratorio a hacerse pruebas.

La empresa aprovechó la negligencia del IMSS

Si bien Carlos se sintió atemorizado por lo que podría provocar en su espacio de trabajo, su molestia inicial fue con el IMSS. A la par de interponer una queja ante el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred), regresó a la clínica para solicitar la expedición de una nueva receta. Se le negó.

En este intervalo, desde la empresa se le condicionó el acceso a su lugar de trabajo. Su jefa le dijo que era imprescindible que presentara los resultados de laboratorio.

Aun con la denuncia de Conapred, la corrección de la receta le tomó poco más de 2 meses. A finales de enero de 2018 Carlos mostró tal documento. No obstante, le volvieron a pedir que pasara por una sesión clínica. También dudaron de la palabra del entonces trabajador:

«Al momento de recibir la receta se me cuestionó si era auténtica. Aun así debía acudir al servicio médico de la empresa y realizarme unos laboratorios para descartar cualquier cosa».

Autobuses México Puebla Estrella Roja incurrió en reiteradas situaciones de homofobia

Pese a la presión, Carlos se negó. Según cuenta, en los días posteriores la serofobia de Autobuses México Puebla Estrella Roja se hizo más evidente y comenzó a convertirse en homofobia. Le trataban hostilmente, se le excluía y recibía burlas en razón de su orientación sexual.

«Se me cuestionaba por el uso del baño: si era de hombres o mujeres».

Entre enero y febrero de 2018, el departamento en el que se desempeñaba Carlos tuvo un ambiente laboral —aún más— violento. En ese periodo se llevó a cabo una encuesta en la que las y los empleados hicieron saber sus inconformidades. Al analizar los resultados, la jefa de Carlos fue solicitada con el área de Recursos Humanos. Semanas después, la licenciada Soriano fue despedida.

Cuando la licenciada Elizabeth Castillo asumió la jefatura, Carlos empezó a notar otras irregularidades. Lo apartaron de su lugar de trabajo y le cambiaban los horarios de «manera arbitraria y sin notificación previa». También fue evidente un aumento de la carga de trabajo. A la par de estos abusos, la licenciada Castillo «fomentaba los apodos y el estrés psicosocial».

La empresa puso en riesgo su salud física

El cambio del lugar dentro de la empresa no solo afectó a Carlos en su relación con otros departamentos. Tuvo implicaciones en su salud física. Al estar en constante exposición al aire acondicionado, presentó problemas respiratorios.

Los malestares fueron un pretexto para que Autobuses México Puebla Estrella Roja insistiera en mantener una postura de serofobia. Además, en ese entonces más personal de la empresa empezó a hablar de su estado serológico.

«Mis compañeras me preguntaron si era verdad que tenía VIH, pues había rumores de que estaba enfermo».

En medio de un cuadro de sinusitis severa, Carlos comunicó a la licenciada Castillo que, por disposiciones médicas, necesitaba ser cambiado de lugar. Como era de esperarse, le negó la solicitud. Tuvo que acudir de nueva cuenta al médico para que le expidiera una receta.

Cuando por fin lo desplazaron, recibió cierto tipo de amedrentamiento. Pese a la discreción, las y los compañeros de trabajo se dieron cuenta del ambiente de violencia. Le recomendaron presentar una denuncia anónima.

Se tenía un número considerable de quejas contra la jefa de departamento. Pero no se tomaron acciones. Al contrario. Paralelo a una ola de despidos y renuncias, la serofobia y homofobia de Autobuses México Puebla Estrella Roja se tornaron más intensas. En numerosas ocasiones se emitieron comentarios racistas, clasistas y gordofóbicos. La licenciada Elizabeth Castillo empezó a referirse a él como «Canela», acto que eventualmente fue replicado por otros trabajadores.

Trataron de engañarlo

Para diciembre de 2018, la empresa llevó a cabo una jornada de vacunación contra la influenza y el tétanos. Carlos accedió. Al acudir a su cita, le hicieron firmar un consentimiento para hacerle una prueba de detección de VIH.

«Me pareció extraño. Me había vacunado con anterioridad y nunca había firmado un consentimiento. Por tal motivo pregunté y me informaron que era para una prueba rápida de VIH. Inmediatamente me negué y salí. El personal de salubridad me consultó si estaba bien. Les expliqué que yo no era empleado de ECONTAC. Luego me dijeron que era una campaña especial para empleados de dicha empresa y que si no estaba en la lista no había razón de estar ahí».

No fue la única víctima

Tras este incidente invasivo, se presentó al trabajo y su jefa insistió en saber los resultados de su prueba. En su testimonio, Carlos cuenta que no fue la única persona de Autobuses México Puebla Estrella Roja víctima de serofobia.

A una de sus compañeras la orillaron a hacerse la prueba y la aislaron. La exposición al aire acondicionado terminó por ocasionarle una influenza que la mantuvo en incapacidad. Un mes después de que regresó, la despidieron bajo el argumento de ‘bajo rendimiento’.

En vísperas de Navidad, el departamento organizó un intercambio. Mientras a las y los demás colaboradores les regalaron una taza con la foto de sus seres queridos, a Carlos le dieron una con los colores de la bandera LGBT+ y el apodo de “Canela”. Ese es uno de los episodios de homofobia que tiene más presente al hablar de los tratos que recibió por parte de Autobuses México Puebla Estrella Roja.

«Fue humillante. Lloré en el baño. Tenía que contenerme. No quería demostrar lo que sentía».

La difamación como un pretexto para correrlo

En febrero de 2019, la salud respiratoria de Carlos empeoró. Necesitaba cirugía. Lo cual requirió la solicitud de varios permisos. Tuvo que pedir escritos especiales para que le cambiaran los turnos.

En mayo la situación empeoró. Carlos y su pareja viajaron a Ciudad de México. Fueron pasajeros de la compañía. Durante uno de los trayectos, le pidieron su INE, a lo que Carlos accedió. Días después, lo mandaron a llamar a las oficinas generales. Desde el área de recursos humanos se le notificó que estaba despedido. ¿La razón? Supuestamente «hacer mal uso del servicio».

Tras confrontar a su jefa, el licenciado Eduardo Castillo lo acusó de «querer robarle a la empresa». También lo tildó de mentiroso por «no hablarle de su enfermedad desde el principio». En medio de un «acoso severo», Castillo lo amenazó con cancelarle el contrato.

«Me indica que debo firmar una carta en donde acepto mi orientación sexual y mi condición como paciente seropositivo [sic]. De lo contrario, no podía aceptarme en el área».

La gota que derramó el vaso

Cuando Carlos se dirigió a su espacio de trabajo, le mandaron a la Policía. Después de este episodio, un licenciado de nombre Leonel le dijo que lo cambiarían de departamento. Nunca sucedió. Carlos trataba de comunicarse y nadie la atendía las llamadas.

Por ello, supo era momento de exponer la homofobia y serofobia de Autobuses México Puebla Estrella Roja. Desde el Instituto Poblano de las Mujeres le recomendaron interponer una denuncia ante el Conapred, la Procuraduría De La Defensa Del Trabajo (Prodet) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Con relación a estas instancias, Carlos menciona que Prodet, en lugar de ayudar, entorpeció el proceso. Su intención era que todo se solucionara con dinero. Asimismo, la dependencia subrayó que:

«El proceso sería tardado porque la discriminación es muy difícil de demostrar».

No quisieron pagar su sueldo y, además, lo chantajearon

En junio, aún sin respuesta de la CNDH, Conapred emitió un oficio en el que se solicitó a la empresa que devolviera el empleo. Desde la empresa, el licenciado Eduardo Castillo se negó a tenerlo en alguno de sus departamentos a cargo. Lo asignaron al área de recepción. Al momento de firmar contrato, Carlos preguntó a la licenciada Elizabeth qué sucedía con sus horas no pagadas, vacaciones y póliza. A lo cual contestó que «todo eso se había perdido».

Mientras Carlos lidiaba con una situación de salud complicada, el Conapred hizo una serie de recomendaciones a la empresa. Cuando Recursos Humanos recibió la misiva, lo mandaron a llamar y le advirtieron que si seguía con el proceso de denuncia «podría ver afectado su nuevo puesto».

De inmediato, Carlos se comunicó con Conapred y les puso sobre aviso de lo que había sucedido. No retiró la denuncia. Sin embargo, su trabajo se vio comprometido. No tuvo incremento de salario y le hicieron efectiva la pérdida de sus vacaciones.

Meses después, en enero de 2020, Conapred le notificó que, por fin, la empresa dio respuesta a las solicitudes. Uno de los acuerdos fue que no se divulgara información sensible respecto a su persona. En cuanto a las vacaciones y el salario, Autobuses México Puebla Estrella Roja reiteró que «habían sido pérdidas».

Respuesta que dio la empresa a la denuncia / Imagen: Cortesía

Segunda respuesta / Foto: Cortesía

A razón de esto, desde el Ministerio Público se emite un citatorio para la conciliación. La empresa no acudió al llamado. En lugar de eso, el licenciado Eduardo Castillo se comunicó con el que es el actual gerente de Carlos. Nuevamente, vulneró su derecho a la privacidad.

Expusieron conversaciones íntimas: otro de los episodios de este caso de serofobia y homofobia en Autobuses México Puebla Estrella Roja S.A. de C.V.

Como si no fuera suficiente de este caso de serofobia y homofobia por parte de Autobuses México Puebla Estrella Roja, personal de sistemas de la empresa en cuestión entró sin consentimiento a su cuenta de WhatsApp.

«El día 4 de noviembre de 2021 me presenté en las instalaciones del taller mecénico de Autobuses México Puebla Estrella Roja S.A. de C.V. El ingeniero Froylan Juárez Loíza me indicó que personal de sistemas de la empresa antes mencionada ingresó a mi WhatsApp personal por medio de la máquina de la empresa […] 3 mecánicos me informaron que Arturo Torres Muciño los invitó a pasar a la oficina. Durante el primer turno les mostró mis conversaciones personales e íntimas. Ingresó a conversaciones con mi pareja y con grupos referentes a la comunidad LGBTTTIQ+. Al encontrarme con el ingeniero Froylan Juárez Loíza me indicó que soy un enfermo sexual por estar viendo pornografía».

En 2022, la serofobia y homofobia a manos de Autobuses México Puebla Estrella Roja no ha tenido consecuencias

En el testimonio que Carlos Escobar Parra compartió con Homosensual subraya que «hasta el momento la empresa no ha sancionado a ninguno de los imputados». A esto agrega que el personal de Autobuses México Puebla Estrella Roja «continúa violando su derecho a la privacidad y fomentando el acoso que vulnera su situación».

Documento emitido por la Fiscalía / Foto: Cortesía

Sumado al desgaste de su bienestar físico, durante casi 5 años Carlos ha visto comprometida su salud mental. Desde la Fiscalía General del Estado de Puebla se le canalizó al área psicológica para víctimas.

«En este momento me encuentro reconstruyendo mi vida económica, psicológica y mi salud. A causa de ellos sufrí los cambios de mi tratamiento. Me expuse a enfermarme por la baja de mis defensas. Estoy psicológicamente vulnerable […] Esta empresa ha pasado de inmiscuirse a la vida personal y a factores meramente personales y privados que no competen a lo laboral. Solo por mi condición serológica y orientación sexual se han sentido con derecho a ser impunes a los señalamientos que ahora hago».

¿Has escuchado de algún otro caso de serofobia y homofobia en Autobuses México Puebla Estrella Roja S.A. de C.V? Escríbenos para reportarlo.