Personas LGBT+ y desapariciones en México: vacío en las estadísticas

desaparición personas lgbt méxico
Te contamos sobre el panorama de la desaparición de personas LGBT+ en México. / Foto: Twitter (@alejocalderon)

En México, los vacíos estadísticos y procesales respecto a la identidad de género y orientación sexual entorpecen la búsqueda de personas LGBT+ que fueron o son víctimas de desaparición.

El 30 de agosto de 2021, Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, Amnistía Internacional México dio a conocer que la cifra de personas desaparecidas oscila entre 85 000 y 90 000 en el país y en este texto analizaremos lo que sabemos sobre la desaparición de personas LGBT+ en México.

Febrero de 2019 fue la primera vez en la que desde el entramado institucional se reconoció que la desaparición representa una crisis para nuestro país. Un año después, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, comunicó que de los años 60 a 2020 «se tienen reportadas 73 201 personas desaparecidas». De estas, 1523 casos se presentaron antes de 2006. Esto quiere decir que la desaparición ha sido constante y creciente en los gobiernos de Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

Como bien lo han denunciado A dónde van los desparecidos, Madres en búsqueda Coatzacoalcos y el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, existe una evidente opacidad respecto a las estadísticas de la desaparición en México.

Se calcula que hay más de 90 000 personas desaparecidas en México. / Foto: Amnistía Internacional México

¿Qué hay además de las disparidades en las estadísticas?

Sumada a la poca accesibilidad, precisión y disponibilidad de los datos, es notoria la falta u omisión de categorías en los informes. A la fecha, no se sabe con exactitud cuál es el número real de personas desaparecidas. Mucho menos se cuenta con información oficial respecto a la orientación sexual e identidad de género de estas.

El único acercamiento con el que contamos es el Observatorio nacional de crímenes de odio contra personas LGBT+. Conforme a su mapa interactivo se sabe que entre 2020 y 2021 se registraron 6 casos de desaparición de personas LGBT+. Aunque este mapa tiene la opción de consultar información desde 2014, los primeros datos de desaparición de personas LGBT+ son de 2020.

Acorde con el activista Darwin Pereyra Vázquez, los vacíos estadísticos de la desaparición de las personas LGBT+ encuentra como causal que en México sigue sin contarse con un registro oficial de crímenes de odio. La cobertura y reporte de los casos de homicidios, agresiones y desapariciones de la comunidad LGBT+ lo llevan medios de comunicación locales. La mayoría no cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo una investigación más exhaustiva.

La búsqueda debe conservar el enfoque diferencial

Desde hace años periodistas y activistas han luchado por la transparencia y mayor precisión en los datos. Sin embargo, en la información oficial hay muchos vacíos. Uno de ellos es la falta de categorías que nos permitan tener una noción de cuántas personas de la comunidad LGBT+ son o fueron víctimas de desaparición en México.

Contar con estos datos no solo abona a las estadísticas. También nos permitiría trazar acciones concretas de acompañamiento a las y los familiares. La demanda no se ha quedado únicamente en los grupos activistas. Organismos internacionales han señalado la importancia de mantener enfoques diferenciales en las búsquedas. En el libro La desaparición forzada en México: una mirada desde los organismos del sistema de Naciones Unidas se subraya que:

«En los casos de personas desaparecidas o que participan en la búsqueda y que pertenecen a la población LGBTI, son personas con discapacidad o adultos mayores, las entidades encargadas de la búsqueda deben tener en cuenta sus necesidades particulares».

¿Qué enfoque se tiene para la desaparición de personas LGBT+ en México?

El vacío respecto a las personas LGBT+ no solo se hace presente en la estadística. Se traslada a los protocolos y la legislación. En la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas (2017) únicamente se replica que «se debe conservar el principio de enfoque diferencial y especializado» en las búsquedas. También se alude a la orientación sexual e identidad de género para recordar que los procesos deben regirse por criterios antidiscriminatorios. Asimismo, en el artículo 32 de dicha ley se establece que:

«Las sanciones para el delito de desaparición forzada pueden ser aumentadas hasta en una mitad cuando la identidad de género o la orientación sexual de la víctima sea la motivación para cometer el delito».

Por su parte, en el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada el enfoque LGBT+ solo se mantiene en el capítulo de Sistema Penal Inquisitorio, específicamente en el rubro A.9: cuestionario ante mortem. En este apartado se hace una sola mención de la orientación sexual. Como acercamiento a la identidad de género, únicamente se recupera la pregunta: «¿Alguna intervención quirúrgica para modificar su sexo?».

Recomendaciones internacionales

A nivel regional, los colectivos LGBT+ se han movilizado para manifestar que la desaparición también es un problema que afecta a este sector de la población. Bajo esta premisa, en 2020 la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD) hizo pública una serie de lineamientos que corresponde al enfoque particular en la búsqueda de personas LGBT+. Entre ellos encontramos:

  1. Mapeo de lugares en los que la población LGBT+ se encuentre en riesgo. Esto permitirá la reconstrucción del imaginario en torno a las identidades de género y orientaciones sexuales no hegemónicas. En este punto, la UBPD considera primordial el elaborar cartografías del cuerpo.
  2. Ampliar las categorías de recolección y análisis de la información. Es decir: considerar la identidad de género y orientación sexual en la reconstrucción de historias y procedimientos de identificación.
  3. Construir hipótesis de localización halladas vivas a partir de la búsqueda en lugares de homosocialización.

En México, la desaparición de personas transparenta la crisis de derechos humanos y la impunidad que prevalece en los distintos niveles de la estructura institucional. Día a día, la Comisión Nacional de Búsqueda reporta nuevos casos de desaparición.

De norte a sur, los espacios públicos están rodeados por mosaicos con fotografías y números de contacto de quienes buscan a sus familiares. A las personas LGBT+ también las atraviesa la violencia del Triángulo Rojo (mejor conocido como el Triángulo del Huachicol) y Nuevo Laredo, Tamaulipas. ¿Cuántas personas LGBT+ fueron o son víctimas de desaparición a manos de la policía municipal de Ixtaczoquitlán (Veracruz)?

Miles de familiares buscan a sus padres, esposos/as, madres e hijes. / Foto: Diario Digital Nuestro País

Los vacíos estadísticos entorpecen los procesos de búsqueda de las personas LGBT+ víctimas de desaparición. ¿Dónde están las más de 90 000 personas desaparecidas en México?

Con información del Observatorio nacional de crímenes de odio contra personas LGBT+, Secretaría de Gobernación, Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, A dónde van los desaparecidos, Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, Protocolo homologado para la búsqueda de personas desaparecidas y la investigación del delito de desaparición forzada, Registro Nacional de Personas Desaparecidas y La desaparición forzada en México: una mirada desde los organismos del sistema de Naciones Unidas

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.