¿Cómo funciona el travestismo en el folklore de México?

travestismo méxico
Conoce los pueblos oaxaqueños que incluyen el travestismo como parte de su tradición. / Foto: Sucedió en Oaxaca

¿Realmente existe el travestismo en las tradiciones de México o solo hemos fallado en aceptar identidades que se salen de lo binario? ¡Te contamos!

Uno de los primeros registros históricos sobre travestismo en México se encuentra en los diarios del cronista español Álvar Núñez Cabeza de Vaca. En ellos describía a algunos de los habitantes de las regiones de Texas y Sonora como «hombres casados con otros, y estos son unos hombres amariconados, impotentes, y andan tapados como mujeres y hacen oficio de mujeres». Cuando los españoles intentaron castigar a uno de estos hombres por sus prácticas, las mujeres de la tribu no dudaron en salir a su defensa.

No sabemos con seguridad si las personas que describía Cabeza de Vaca eran realmente travestis o si simplemente se aceptaban como parte de un género más allá del binario masculino o femenino. Pero de aquí surge una nueva pregunta: ¿existe realmente el travestismo en las tradiciones de México o solo hemos estado fallando en nombrar las identidades de cada pueblo? TE CONTAMOS CÓMO ES SER INDÍGENA Y LGBT+.

El travestismo no es una práctica fundamental de ninguna cultura indígena mexicana. Sin embargo, existen pueblos que le han dado un papel protagónico dentro de sus danzas tradicionales. Te contamos sobre dos bailes típicos de Oaxaca en donde el travestismo es parte de la tradición.

Zancudos de Zaachila

Los Zancudos de Zaachila son originarios del barrio de San Pedro, uno de los 10 que conforman al pueblo oaxaqueño. Su danza surge como parte de una promesa que los habitantes le hicieron al Santo. Tradicionalmente, los danzantes comienzan su aprendizaje entre los 12 y los 14 años. Por lo general aquellos que eligen ser zancudos lo hacen para pagar una promesa a san Pedro.

Cada bailarín aprende a hacer sus zancos con ocote y madera. Los zancudos, todos hombres, bailan jarabes, danzones y hasta corridos. Casi todo se baila en pareja, por lo que al menos la mitad suele disfrazarse de mujer. Los que se travisten usualmente lo hacen con vestidos floreados, sombreros típicos de mujer y una máscara de tela que se pinta para simular el maquillaje. Así, con zancos de hasta dos metros, los zancudos participan no solo en las fiestas patronales de su barrio, sino también en la Guelaguetza y otros festivales de danza a lo largo del país.

Los zancudos de Zaachila bailan en pareja, por lo que la mitad de ellos se traviste con vestidos y máscaras. / Foto: Pulso Político de Oaxaca

Danza de los diablos

La segunda muestra de travestismo en México comenzó en la época colonial. Esta es un ritual dedicado al Dios Negro Ruja, a quien pedían ayuda para liberarse de su condición de esclavitud. Se practica en los pueblos de Oaxaca y Guerrero, donde radica la comunidad afromexicana. Aunque, en la actualidad, es en Santiago Juxtlahuaca, Oaxaca donde esta tradición se conserva con más fuerza. ¿YA CONOCES ESTOS CINCO PUEBLOS ANCESTRALES QUE DEFENDÍAN LAS IDENTIDADES NO BINARIAS?

Los diablos utilizan máscaras de madera o cartón adornadas de astas de venado, pelo y barba de crin de caballo. Son 24 diablos los que participan, casi siempre todos hombres. Igualmente, existe un diablo mayor que se denomina ‘el Viejo’ y su esposa, ‘la Minga’ o ‘la Vieja’.

Aquel bailarín que se travista como ‘la Minga’ tiene el rol no solo de interactuar con ‘el Viejo’ y los otros diablos. Quien tenga el papel de esta mujer tiene que ser provocativa y coqueta. Por lo general, ‘la Vieja’ se viste de colores llamativos, lleva una máscara de cartón y casi siempre sus atributos son grandes, para poder coquetear y provocar al público. MIRA CÓMO VIVÍA ESTE PRÍNCIPE FRANCÉS TRAVESTI.

La danza de los diablos, proveniente de la comunidad afromexicana de Oaxaca y Guerrrero. / Foto: El Universal

Después de leer esto, seguramente te quedó más que claro que el travestismo no es algo nuevo. Recuerda que una persona travesti es alguien que gusta de usar atuendos socialmente destinados a otro sexo. El individuo puede travestirse por gusto, por diversión y, como en los casos anteriores por tradición. Sin embargo, esto no significa que un hombre que se traviste sea homosexual.

¿Conoces algún otro pueblo que conserve tradiciones con travestismo desde hace tanto tiempo? ¡Cuéntanos en comentarios!

Con información de Arqueología Mexicana, México Desconocido, Santiago Pinotepa Nacional Oaxaca y Explora Oaxaca

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.