Los momentos más icónicos de Bugs Bunny en drag

Bugs Bunny era drag. / Foto: The Right Profile

Bugs Bunny es considerado un ícono LGBT+ por su habilidad para travestirse. Te presentamos 5 de los momentos más icónicos y clásicos de Bugs Bunny en drag.

Nadie nos enseñó más del arte del transformismo que Bugs Bunny. Desde la década de los 40 este conejo ha estado desafiando los estereotipos de género al disfrazarse de absolutamente todo lo que quiere. Se ha vestido de barbero, de rey, cazador, vaquero, entre otros. Pero sus transformaciones más recordadas siempre han sido en donde se viste de mujer. Te presentamos 5 momentos clásicos de Bugs Bunny en su mejor drag.

La sirena

Este fue uno de los primeros looks drags del conejo. En el capítulo Hare Ribbin’ de 1944, Bugs es perseguido por un perro ruso (hay que recordar que la Segunda Guerra Mundial estaba en su auge) hasta que llegan a un lago. Ahí, el conejo se viste como una sirena sexy y conquista a su perseguidor.

Dentro del lago los animales se corretean y juegan románticamente hasta que el perro descubre el engaño y Bugs finge su muerte para poder escapar de él. Es uno de los capítulos con finales más crudos, puesto que el perro, por la culpa de haber ‘asesinado’ al conejo, se quita la vida.

De cazador a casadero / Foto: Intanibase

La belleza de Sevilla

Esto sucede durante el capítulo Rabbit of Seville, transmitido en 1950. Este es parte de una serie de parodias de la ópera clásica. En este caso, la obra a parodiar es El barbero de Sevilla de Rossini. Ahí Bugs Bunny es perseguido por Elmer hasta un teatro de ópera. Por accidente terminan en el escenario y el director da comienzo a la presentación.

Bugs se disfraza de barbero y afeita al cazador. Posteriormente, toma un vestido verde y se viste como una seductora mujer. Con eso, logra cortar los pantalones del cazador y hacerle un nudo a su escopeta. Cuando Elmer descubre su verdadera identidad, Bugs Bunny lo vuelve a llevar a la silla de afeitar y el tratamiento de belleza comienza otra vez.

Elmer nunca ha podido evitar enamorarse de su peor enemigo una vez que se pone maquillaje y vestido. / Foto: Wonderduck

La valkiria

Este podría ser el drag más icónico de Bugs Bunny. Sucede durante el capítulo What’s Opera, Doc?, transmitido por primera vez en 1957. Esta es una parodia de la ópera El anillo del nibelungo de Wagner. Elmer hace de Sigfrido, el héroe de la historia. En un día que se encuentra de caza, se cruza con el conejo y lo intenta matar.

Bugs escapa de las manos del cazador y se disfraza como la valkiria Brunilda para engañar al cazador. Este es uno de los pocos capítulos con un final trágico y mortal para el conejo. Sin embargo, Bugs regresa al final de la obra para aclarar que solo fue eso: una representación.

via GIPHY

La rancherita

En el episodio Hillibilly Hare transmitido en 1950, Bugs es perseguido por los hermanos Curt y Punkin’head. Creen que el conejo es el enemigo y buscan asesinarlo con sus escopetas. Para evitar esto, Bugs se disfraza de una rancherita y los hace bailar. Poco a poco, los pasos de baile que ordena hacer el conejo se van haciendo más complicados y extravagantes, hasta que los hermanos no pueden más y caen rendidos de cansancio. Así el conejo logra escapar. CONOCE A LAS DRAG QUEENS CON LOS NOMBRES MÁS GRACIOSOS.

Uno de los looks menos glamorosos del conejo, pero también uno de los más divertidos. / Foto: The Internet Animation Database

La cazadora

En el episodio Rabbit Fire de 1951 vemos a Lucas intentando atraer a Elmer hacia el escondite de Bugs. Cuando este lo descubre, no duda ni un segundo en declararle la guerra al pato. A lo largo del episodio, ambos personajes luchan por llevar la atención del cazador al otro. Sin embargo, cuando Elmer decide cazarlos a los dos, unen fuerzas. Bugs se viste como una cazadora que seduce a Elmer Gruñón. Y, cuando le da un beso en la mejilla, Lucas sale vestido de perro y muerde al cazador. Desde ese momento los papeles cambian y son los dos animales los que persiguen al cazador al final del episodio.

Elmer descubre a Bugs tratando de engañarlo, pero Lucas el perro llega justo a tiempo para salvarlo. / Foto: Looney Tunes Pictures

Estos son solo cinco momentos de Bugs Bunny en drag de los cientos que tuvo. No importa si los creadores utilizaban el travestismo del conejo solo para humor o si nunca pudieron revelar la sexualidad del personaje debido a la censura de la época. La libertad en la expresión de género que este personaje mostraba nos enseñó a muchos a vestirnos y hacer lo que queramos, sin importar lo que la sociedad diga o piense de nosotros. Y por eso este personaje se ha convertido en un ícono de la comunidad LGBT+. ESTAS SON 6 CARICATURAS QUE SEGURAMENTE DESPERTARON TU CURIOSIDAD LÉSBICA.

¿Cuál es tu momento favorito de Bugs transformista? ¿Qué episodio se nos olvidó agregar como uno de los más icónicos?

Con información de Shock y Karen Anne Taylor

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.