Porrista de Atlas creó grito homofóbico

La porra de Atlas fue la primera en gritar «puto» al portero del equipo rival cuando despeja. / Foto: Récord

En su historia reciente, el Atlas Futbol Club tuvo varios problemas relacionados con el grito homofóbico que sus aficionados suelen lanzar en el estadio Jalisco.

El 12 de diciembre de 2021, el estadio Jalisco fue escenario de uno de los momentos más emotivos para la porra de Atlas, que vio a su equipo proclamarse campeón del torneo de Primera División de Futbol en México por segunda vez en su historia tras derrotar al Club León, pero ese mismo inmueble es también donde nació el grito homofóbico, cuyo creador es aficionado precisamente del equipo rojinegro.

A continuación, te contamos cómo nació el grito que en 2021 cumplió 17 años de sonar en los estadios de México y en los partidos de la selección mexicana de futbol fuera del territorio nacional.

¿Quién creó el grito homofóbico?

La historia del grito homofóbico se remonta a 2004 y su creador es un integrante de la porra de Atlas conocido como el Mosh. En junio de 2021, el Mosh concedió una entrevista al portal Medio Tiempo, donde relató cómo surgió esta tradición tristemente célebre.

En 2004, el estadio Jalisco albergó el torneo preolímpico de futbol varonil. La selección mexicana buscaba clasificar a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y algunos integrantes de la porra de Atlas acudieron a apoyarla. Uno de ellos era el Mosh. MIRA CÓMO LA SELECCIÓN MEXICANA FICHARÁ AFICIONADOS QUE REALICEN GRITO HOMOFÓBICO.

El 10 de febrero de 2004, la selección mexicana enfrentó a Estados Unidos. Allí, el Mosh y otros porristas de Atlas comenzaron a lanzar el grito homofóbico en un intento por mexicanizar una tradición de los partidos de futbol en Sudamérica:

«Estábamos en un estado un tanto inconveniente. Ya estábamos medios alebrestados en el sentido de que ya traíamos 2 o 3 cervezas encima. En ese entonces traíamos el gritito de las barras sudamericanas de hacer un “uhh” al final cuando el portero despeja. Entonces toda la gente comenzó a hacer eso. Pero en la verbena que traíamos entre el Happy [otro porrista de Atlas] y yo, y anexos, porque éramos varios, empezamos a decir que eso era el “ehh” y cuando terminaba 3 o 4 que eran los que estábamos ahí hacíamos el grito [de puto] al final. La sorpresa fue que de 3 o 4 que empezamos, comenzaron a gritar otros 3 o 4, y otros 3 o 4».

¿Cómo se popularizó en los estadios de futbol?

Si bien en un principio el grito homofóbico primero se lanzó en un partido de la selección mexicana, pronto lo adoptó la porra de Atlas, según contó su creador a Medio Tiempo:

«Toda la barra empezó a gritar en vez del “uhh”, era el “puto”. Nunca se planeó. No fue algo que dijeras: “Vamos a planear esto”. Simplemente salió».

Atlas juega sus partidos como local en el estadio Jalisco. / Foto: Medio Tiempo

Pronto, el grito homofóbico no solo era lanzado por la porra de Atlas en el estadio Jalisco, sino por aficionados de varios equipos en sus respectivos escenarios. Incluso llegó a partidos de la selección mexicana en copas mundiales de futbol.

A partir de 2020, la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) comenzó a imponer multas económicas a la Federación Mexicana de Futbol por el grito homofóbico en los estadios. Además, en agosto de 2021 sancionó a la selección mexicana obligándola a jugar un partido a puerta cerrada. Tras la reincidencia, en noviembre de 2021 se anunció una nueva multa de 2.2 millones de pesos y otra sanción de 2 partidos a puerta cerrada. En caso de que esta situación se vuelva a presentar, México podría ser descalificado de la eliminatoria para la Copa Mundial de Futbol de Qatar, que se realizará en 2022.

El fantasma que persigue a Atlas y al estadio Jalisco

Más allá de lo que ocurre en los partidos de la selección mexicana de futbol, el grito homofóbico se ha seguido escuchando con frecuencia en partidos de Atlas y en el estadio Jalisco. El 31 de enero de 2020, el equipo rojinegro fue el primero de la liga mexicana en ser sancionado con partidos sin público debido al grito. Sus aficionados lo lanzaron repetidamente en un partido contra Puebla.

Luego vino la pandemia y todos los partidos de futbol comenzaron a jugarse sin público hasta marzo de 2021. Entonces, el estadio Jalisco reabrió sus puertas para un partido del torneo preolímpico entre la selección mexicana de futbol y República Dominicana. Allí, los aficionados volvieron a lanzar insultos homofóbicos al portero del equipo rival.

Por fortuna, durante el partido donde Atlas obtuvo el campeonato no se escuchó el grito homofóbico. ¿Será que poco a poco podrá erradicarse el grito homofóbico de los estadios?