Inicio Sexualidad Sexo Qué hacer si eres vainilla y tu pareja es más kinky

Qué hacer si eres vainilla y tu pareja es más kinky

-

 Si tú eres más vainilla y a tu pareja le gusta el sexo kinky, este post será de tu interés.

Cuando se trata de sexo, ¿eres vainilla y tu pareja es un tanto más kinky? ¡No te preocupes! Aquí te decimos qué es lo que pueden hacer para que ambxs disfruten por igual.

Primero y antes que nada, vamos a definir rápidamente lo que significa ser vainilla y ser kinky en la cama. Una persona vainilla es aquella que disfruta de un sexo más ‘convencional’, apasionado, romántico, tranquis. Ahora, alguien kinky es una persona a la que le gusta tener prácticas sexuales más inusuales (por ejemplo: BDSM, juegos de rol o ciertos fetiches).

En el sexo todo se vale, siempre y cuando las personas involucradas estén de acuerdo con ello. Sabemos que hay que todo y para todos, en gustos se rompen géneros. Pero ¿qué pasa cuando eres más tranquis a la hora de echar pasión y tu pareja tiene otro tipo de deseos? Esto es lo que puedes hacer si tú eres vainilla y a tu pareja le gusta más el sexo kinky.

Hablen de sus deseos

Es importantísimo que tu pareja y tú hablen de sus deseos sexuales. Si ambas partes de la relación se ‘guardan’ lo que realmente quieren y les gusta en la cama, la cosa se puede complicar. Especialmente si una de las personas es vainilla y la otra es más kinky. AQUÍ TE DECIMOS QUÉ HACER SI TU PAREJA ES MÁS CALIENTE QUE TÚ. 

qué hacer si eres vainilla y tu pareja es kinky
Hablen de sus deseos sexuales sin prejuicios. / Foto: Adobe Stock

Solo tomen en cuenta que, cuando vayan a hablar de ello, deben hacerlo con la mente abierta. Sin prejuicios y sin ‘asustarse’. Ambxs tienen que estar dispuestxs a escuchar lo que la otra persona tiene que decir. Asegúrense de que sea un safe space. Nadie tiene por qué sentarse en un banquillo de acusado para ser enjuiciado. Si tú eres vainilla y a tu pareja le gusta lo kinky, pueden solucionarlo.

Negocien

De nada servirá que hablen y descalifiquen los deseos del otro. Ya que estén las cartas sobre la mesa, intenten negociar. Tal vez puedan elaborar un plan para que ambxs se ‘enseñen’ y aprendan poco a poco cómo satisfacerse mutuamente. La persona vainilla le puede mostrar a la kinky las maravillas de ese tipo de sexo y viceversa. AQUÍ TE CONTAMOS ALGUNOS SECRETOS PARA DURAR MÁS EN EL SEXO.

Si tú eres vainilla y tu pareja es kinky: experimenten

Aunque no lo creas, los fetiches son muy comunes y, contrario a lo que muchas personas creen, muchas personas buscan satisfacerlos a través de ciertas prácticas sexuales. Tal vez sientas que todo ese rollo no es lo tuyo, pero si tu pareja es kinky… ¿por qué no lo intentas de vez en cuando? 

sexo vainilla pareja kinky
Si eres vainilla y a tu pareja le gusta el sexo kinky, experimenten, pero poco a poco. / Foto: Adobe Stock

Los juegos de rol también pueden ser una muy buena opción para que tu pareja y tú experimenten. No tiene que ser nada muy hardcore. Vayan paso a paso. Pero eso sí, si en cualquier momento algo no te está gustando, ¡tienes que decírselo a tu pareja! Así, poco a poco, podrá ir aprendiendo lo que sí te gusta y lo que es un big NO. Y, así como tú puedes ceder un poquito para explorar el mundo del kinky, lo ideal es que tu pareja también trate de darle el beneficio de la duda al sexo vainilla.

Encuentren un punto medio

El objetivo principal de que tú y tu pareja kinky experimenten es que, eventualmente, logren encontrar un punto medio. Ya sea que turnen el sexo vainilla y el kinky o que encuentren una manera en la que ambas modalidades estén presentes cada vez que hacen ‘el delicioso’. Intenten que lxs dos estén satisfechxs con cualquiera que sea el acuerdo. Un día tú y uno yo, el campechaneo o lo que sea, pero… meet me halfway¡DESCUBRE SI ESTÁS EN UNA RELACIÓN VAINILLA!

Meet me halfway
Si eres vainilla y tu pareja es kinky, encuentren un midpoint. / Foto: YouTube

El sexo vainilla y el sexo kinky pueden coexistir, pero dejen muy claro lo que sí y lo que no

Ya que más o menos hayan logrado establecer un punto medio, deben repasar lo que sí y lo que no se vale. Esto es de suma importancia para que luego no haya confusiones. Así, tal cual, ‘esto sí me gusta’ y ‘esto de plano jamás lo vuelvas a hacer’. De esta manera y, con las reglas del juego bien puestas, no deberá haber ningún problema. Y si sí, ¡vuelvan a establecer las reglas! Hasta que quede clarísimo. HAZ ESTE QUIZ PARA DESCUBRIR QUÉ TIPO DE BDSM VA MÁS CON TU PERSONALIDAD.

sexo kinky
Dejen muy claro lo que sí y lo que no. / Foto: MEME

¿Ves cómo el sexo vainilla y el sexo kinky pueden coexistir sin ningún problema? ¡Por supuesto que tu pareja y tú pueden tener un happily ever after en la cama! Nomás es cosa de alinear sus deseos. AQUÍ TE DECIMOS CÓMO INCLUIR UN JUGUETE EN TU RELACIÓN.

Si tú eres más vainilla pero a tu pareja le gusta lo kinky, intenten hacer las cosas que mencionamos en este post para que ambxs puedan disfrutar su vida sexual como se debe.

Con información de HuffPost

Haz click aquí y suscríbete a nuestro canal de YouTube (No olvides activar la campanilla). ¡Se vienen proyectos increíbles!

Ana Sierra Arzuffi
Escribí un libro. Hago de todo y si no sé hacerlo, lo aprendo. Mi animal favorito es la capibara, que es como un cuyo gigante <3. También tatúo, dibujo, esculpo, cuento historias, tengo un blog de Salud Mental. Les digo, hago de todo. Odio las pasas y tomo demasiado café.

Haz click aquí y suscríbete a nuestro canal de YouTube (No olvides activar la campanilla). ¡Se vienen proyectos increíbles!

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.