No se me para, ¿qué hago? Consejos contra el gatillazo

Si alguna vez has dicho 'no se me para', no te angusties, todo tiene solución.

Quizá en algún momento has tenido que decir: «No se me para, ¿qué hago?». No te preocupes, aquí te decimos.

Si en algún momento has dicho «No se me para, ¿qué hago?», estás en el lugar correcto.

Muchas veces pensamos que no tener una erección significa inmediatamente que tenemos un problema de disfunción eréctil e incluso hace que nos cuestionemos nuestra propia orientación sexual.

Sin embargo, algunas veces solo se trata de una mezcla de nervios y situaciones específicas que no deben preocuparnos. Y por supuesto todo tiene solución.

Conserva la calma

Ok, lo entendemos. Si ya llegaste al punto de decir «no se me para», es normal entrar en shock e imaginar mil y una teorías de por qué te está pasando esto. Sin embargo, lo mejor es conservar la calma y no asumir ninguna conclusión. Solo respira y trata de abordar de forma calmada lo que te está ocurriendo.

Puede pasarle a cualquiera

De acuerdo con información de The National Health System de Reino Unido, la mayoría de los hombres pueden experimentar episodios en los que no pueden mantener una erección. Por lo regular se debe a tres factores: estrés, cansancio o ansiedad. Si esta es la primera vez que te ocurre decir «no se me para», es probable que no sea más que una de estas ocasiones.

Háblalo

No inventes excusas y habla con la verdad. Estas cosas a veces ocurren, así que sé sincero con tu pareja respecto a lo que está pasando. Sobre todo no intentes presionarte para que ocurra, puedes terminar incomodando más a la otra persona y sintiéndote mucho peor.

Hablar es un gran remedio para combatir el «no se me para».

No te obsesiones

Si te pasó una vez, no pienses que te va a ocurrir de nuevo. De acuerdo con un estudio del Institute of Urologic Diseases, es muy común que un hombre que tuvo un episodio, se predisponga y haga que le pase otra vez. Si este es tu caso, no te sugestiones y no tengas miedo, pues justo la respuesta de cuerpo a eso va a ser otro momento incómodo de «no se me para».

Si nada funciona, acude al médico

Claro, existen estos casos especiales en los que el «no se para» puede convertirse en un problema más serio. Si las cosas persisten y realmente te están causando un problema mayor, es hora de acudir al médico. Bajo ningún motivo ingieras medicamentos o te sometas a tratamientos sin las previas indicaciones de uno. Podrías terminar con un problema mayor o poner en grave riesgo tu salud.

¿Te fueron útiles estos consejos para afrontar el problema de decir ‘no se me para’?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.