¡Apúntale bien! Así puedes encontrar el punto G masculino

Cómo encontrar el punto G masculino
¿No sabes cómo encontrar el punto G masculino? Aquí te decimos por dónde... / Foto: Flipboard

El punto G masculino es uno de los más grandes misterios del sexo por Detroit, aquí te decimos cómo encontrarlo y cómo estimularlo.

¿Cómo encontrar el punto G masculino? ¿A poco tengo un punto G masculino? ¿Cómo es posible alcanzar un orgasmo al estimular únicamente mi próstata? ¿Qué es una próstata? Muchos chicos gays —e incluso algunos nada gays— se han preguntado alguna de estas interrogantes.

Por alguna mística razón, la naturaleza —o el creador o el karma— colocó el punto G de los hombres en un lugar bastante curioso. Un lugar que es motivo de controversia e incluso tabú, pero que definitivamente podrá traerte muchas satisfacciones. Nos referimos a la próstata, que se ubica justo adentro de tu ‘asterisco’.

¿Dónde estás que no te veo?

Dado que está en tu interior, es normal que no veas ese sitio mágico conocido como próstata. Se encuentra exactamente abajito de tu vejiga.

Es supersensible, en el buen sentido de la palabra, ya que no necesitas tocarla de manera directa para generar sensaciones placenteras. Si quieres acariciarla por encimita, debes frotar suavemente el perineo. Pero ¿qué es el perineo? Ah, pues es ese espacio que está entre tu escroto y tu ano.

Aunque si eres de esos a los que les gustan las emociones fuertes, lo mejor es llegarle de la forma más directa que es… ¡por el recto! Y lo mejor es que no necesitas ir demasiado lejos dentro de aquella cavidad; la felicidad está a un dedo de distancia. Así es como podrás encontrar el punto G masculino. Pero no pensarás que eso es todo, no, señor. A continuación hablaremos de cuáles son las mejores formas para estimularlo. AQUÍ TE EXPLICAMOS POR QUÉ SIENTEN PLACER LOS GAYS PASIVOS.

¿Con que está ahí adentro? / Foto: Giphy

Prepárate

Como lo mencionábamos arriba, la manera más fácil de estimular la próstata es con un dedito. Ya sea que quieras explorar tu punto G por tu propia cuenta o con la ayuda de tu pareja, hay algunas cosas que vas a necesitar para que tu experiencia sea de lo más placentera.

Dado que el ano es un orificio apretadito, el lubricante va a ser de muchísima utilidad. Un condón o unos guantes de látex también serán muy útiles, incluso si estamos hablando solo de dedos. Lo que pasa es que por muy limpio que seas, siempre puedes llevarte una sorpresita. O por mucho que te hayas lavado las manos, hay bacterias que se esconden entre las uñas.

Este tipo de protección ayudará a que la única preocupación de tu mente sea el placer. Probablemente también querrás tener a la mano papel o las clásicas toallitas húmedas.

No necesitas más que lubricante y un dedo. / Foto: Giphy

Explora

Ahora sí, el momento de la verdad. Puedes empezar frotando el perineo, mientras que con la otra mano le das amor a la berenjena. Una vez que te sientas lo suficientemente cómodo con esa sensación, desliza lentamente tu dedo medio —o el índice, según te acomodes— en el ‘asterisco’. ENTÉRATE DE POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE ESTIMULAR LA PRÓSTATA.

Ya adentro, con la yema de tu dedo, haz un poco de presión como si quisieras empujar el nepe. Hay quienes sugieren hacer el gesto de ‘ven aquí’, también es válido, pero depende mucho de la posición en que te encuentres tú o tu pareja. Vas a sentir una pequeña pelotita mientras presionas. Esa, corazón, es la próstata. Puedes intentar distintos niveles de presión o movimientos, según qué tanto te esté gustando la sensación. Si tu pareja te está ayudando, es importante que le des indicaciones sobre cómo hacerlo.

Usa tu dedo así. / Foto: Giphy

Los juguetitos —ya sabes cuáles—, también son bienvenidos. Hay algunos que son específicos para estimular la próstata, así que no te limites.

La próstata es uno de los sitios con más terminaciones nerviosas en cuando al placer masculino; de estimularse lo suficiente y de manera correcta, tendrás un clímax turboplacentero.

Así es como se ve una correcta estimulación del punto G masculino. / Foto: Giphy

Ahora ya sabes cuál es la forma más sencilla para encontrar el punto G y estimular tu próstata. Si sigues estos pasos tendrás sesiones muy entretenidas, pero recuerda tomarte tu tiempo. No esperes el orgasmo más intenso de tu vida en el primer intento, es cuestión de práctica y error. Así descubrirás cómo es que te gusta más, a qué ritmo o velocidad e incluso los movimientos que más placer te provocan.

Ahora que ya sabes todo lo necesario sobre cómo encontrar el punto G masculino, anímate y no limites tu placer solo a tu nepe.

Con información de Healthline

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.