5 tips buenazos para lograr squirtear gloriosamente

Acá van unos tips buenazos para lograr squirtear gloriosamente. / Ilustración: Illustration by: Shawna X

Después de leer estos tips para squirtear tienes tarea: ponerlos en práctica y –hopefully– lograr un squirt ‘como Dios manda’.

Para algunas, la eyaculación femenina es ‘el pan de cada día’, pero para otras —como yo— el squirting es un tema que, hasta cierto punto, parecería inalcanzable o ‘complicado’ de conseguir. Por esta razón, acá van unos cuantos tips que pueden ayudarte a squirtear sin tanto trabajo.

Me ha tocado ser la autora (o ¿coadyuvante?) de varios squirts y todas las veces que los he presenciado siento mucha envidia, de verdad. Por lo que he visto y me han contado, en efecto, squirtear es algo maravilloso, toda una experiencia.

Bueno, para empezar, es importante que sepas que puedes conseguir un squirt durante el sexo en pareja o cuando te estás dando ‘amor propio’, o sea, masturbándote. That being said, ahí van los 5 tips buenazos para lograr squirtear like a boss.

Anatomía femenina 101

El primer paso para poder gozar de tu sexualidad y descubrir los ‘misterios’ y maravillas del placer es, por supuesto, conocer tu propio cuerpo. No hay mejor manera de darse cuenta de lo que a una le gusta (y lo que no) que explorando cada rincón de nuestro propio cuerpo.

¿Dónde está mi clítoris? ¿Qué siento al tocarlo? A ver, ¿y si meto un dedo… o tal vez dos? ¿Este podrá ser mi punto G? ¿Qué ch**gados es el famosísimo ‘punto G’ anyways? Probemos por aquí y por acá… a ver qué sí y qué no.

Todas las dudas que tengas, por más ‘tontas’ o irrelevantes que parezcan, ¡googléealas! Investiga, pregunta.

Squirting mood

Esto es importantísimo. Asegurarte de estar en —o acondicionar— un ambiente en el que te sientas tranquila, segura y relajada. Si estás con otra persona, el que sea alguien que ya se sabe los chips and tricks de lo que te gusta en la cama es, sin duda, un plus.

Haz lo que sea que tengas que hacer para entrar en el mood. El chiste es que te sientas —muy— cómoda y en paz. Cualquier cosa que resuene en tu cabeza o altere tu squirting mood, bye! Nomás no te olvides de todos estos tips para squirtear, repásalos antes.

El famoso punto G

El mundialmente conocido G-spot es clave en todo este asunto del squirting. Por lo general, el squirt puede conseguirse a través de la estimulación del punto G y/o la estimulación del clítoris + el punto G. Si no tienes idea de dónde puedes encontrarlo, mira…

Para darte una idea de dónde se localiza, intenta poner tus dedos índice y medio en forma de ‘gancho’. El hook es uno de los tips para squirtear más efectivos, neta.

«El punto G se encuentra a unas pocas pulgadas dentro de la pared vaginal frontal. Si lo estás buscando con los dedos, busca sentir algo más esponjoso».

—Sexóloga Jill McDevitt

Busca la posición adecuada, explora tus zonas erógenas y do your thing

Ahora sí que en la búsqueda del squirteo se vale de to-do. Si estás sola, explórate, muévete, cambia de ritmo y/o posición cuantas veces sea necesario. Si te gusta, usa juguetes para cachondearte más. Si estás con alguien, que no te dé pena pedir lo que sea que necesites.

Intenta distintos tipos de estimulación. Puedes combinar técnicas, ritmos, posiciones ¡no hay reglas! Lo que sea que te funcione está perfecto. Tómate tu tiempo, cero hay prisa.

El #1 de los tips para squirtear: let it go, let it gooo…

Probablemente este sea el más importante de los consejos para squirtear: déjate llevar completamente. Que tu cabeza esté libre de cualquier otro pensamiento, que te ubiques únicamente en el aquí y ahora, permitiéndote sentir y disfrutar cada segundo es la clave.

No te ‘aguantes’ y mucho menos te presiones o desesperes si no lo estás consiguiendo. De hecho, tratar de olvidar por un momento el squirt en sí, puede ayudar a que venga por sí solo. 

Puede que incluso sientas que te dieron ganas de ‘hacer pipí’, pues bueno, esa es una buena señal. Que no te dé miedo/confusión esa sensación porque… ¡puede ser el squirt!

Squirtear es una de las muuuchas cosas sexosas que nuestro cuerpo puede lograr y, como todo, la intensidad y sensaciones varían dependiendo de la persona.

Que no se nos olvide que «la práctica hace al maestro», bueno, la maestra en este caso. No te desesperes y no te agüites si no lo logras a la primera. O a la segunda, tercera, cuarta…

Y ahora que lo estoy analizando, creo que una de las razones por las que no lo he logrado es que, generalmente, me gusta sentir que tengo el control.

¡Pero el squirt se trata de ‘perder’ el control! O al menos, dejarlo de un lado por un momento. Ok, ok, ya tomé nota.

Pues bueno, yo ya estoy lista para poner en práctica estos tips para squirtear. Save. Publish. ¡Ahí nos vemos! Wish me luck.

P.D. Si lo logran, me cuentan, porfa. Igual yo les doy mi update.

Con información de Healthline Bad Girls Bible

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.