¿Cómo es el techo de cristal para las mujeres LBT+?

Te contamos las particularidades del techo de cristal que enfrentan las mujeres LBT+ en las organizaciones. / Foto: Mercado

Diversas fuentes plantean que el techo de cristal representa un obstáculo para el crecimiento y participación de las mujeres en las organizaciones, pero poco se habla de la existencia de estas barreras o limitantes profesionales si eres una mujer LBT+ (lesbiana, bisexual, trans o en general de la diversidad sexual).

Según el portal del Gobierno de México, el techo de cristal es una forma de expresar que hay un límite no escrito (como si en determinado punto de nuestra carrera profesional nos encontráramos con una barrera invisible que no nos deja crecer más), pero que es muy palpable para el crecimiento y realización de la vida profesional de las mujeres, en especial si se identifican como LBT+ (lesbianas, bisexuales, trans y más).

Se origina en parte por prejuicios, estereotipos y condiciones propias de cada cultura que se han ido conformando a través del tiempo. Por ese motivo es común percibir que hay pocas mujeres en posiciones gerenciales y directivas en las organizaciones. LEE POR QUÉ LA DIVERSIDAD LGBT+ EN LAS EMPRESAS ES UNA NECESIDAD.

Panorama general de las mujeres LBT+ en espacios laborales

Las organizaciones Esade Women Initiative y AméricaEconomía Intelligence realizaron la investigación Las mujeres ejecutivas en un año de pandemia. Para ella se entrevistó a más de 1000 mujeres directivas de Colombia, Chile, México y Perú. Se encontró que 33.4% de las mujeres ejecutivas con pareja terminan llevando dobles jornadas. Esto significa que realizan su trabajo en alguna organización o empresa y, adicionalmente, al llegar a su hogar son responsables de todas las tareas domésticas. Lo cual nos hace pensar que, en efecto, existen elementos para considerar que hay una marcada desigualdad si eres mujer trabajadora en comparación a los hombres que desempeñan estos mismos roles en las industrias.

Pero nuevamente nos enfrentamos con que, al buscar estos temas en la especifica connotación de cómo nos afecta a las mujeres de la diversidad sexual, no hay gran información disponible. Incluso Expansión menciona en su artículo “Sé aliada de las mujeres diversas” que, para nosotras, las mujeres LBT+ (lesbianas, bisexuales, trans y de otras identidades u orientaciones), significa vivir con miedo, enojo y una tristeza constante. Ya que somos víctimas de insultos, persecuciones y cuestionamientos por nuestra identidad de género, expresión de género o incluso nuestra orientación sexual, pero poco se habla de estas limitantes en la vida laboral. MIRA CÓMO SE VIVE EL MACHISMO Y LA TRANSFOBIA EN LAS EMPRESAS.

¿Por qué se deben celebrar los logros laborales de las mujeres LBT+?

Podemos ver que cuando alguna mujer de la diversidad sexual logra escalar un poco en las pirámides organizacionales, el hecho se celebra con gran entusiasmo. Usualmente, nuestros logros son poco mencionados, constantemente cuestionados y minimizados por el sistema heteropatriarcal. Con ciertos comentarios se descalifica que se mencione que esos logros fueron obtenidos por una mujer, ya sea trans, lesbiana. Encontramos descalificativos como: «Qué importa que sea mujer, su trabajo es lo que nos debería importar». Y vaya que tienen razón, pero el comentario se hace mostrando inconformidad y molestia por la visibilización de las mujeres de la diversidad sexual (o LBT+) actuando sobre el límite que representa el techo de cristal.

Según plantea El Economista, la consultora PageGroup ha mencionado que solo 3 de cada 10 empresas en México son intencionalmente inclusivas. Y de acuerdo a una encuesta realizada también por la consultora, el 60% de las empresas que se manifiestan como inclusivas concentran sus acciones en la equidad de género. Y solo el 34% se enfoca en acciones para la inclusión de las personas de la diversidad sexual (específicamente temas de orientación sexual).

De forma que el tema está ya en los radares de las organizaciones. Sin embargo, aún no cuenta con la fuerza suficiente, puesto que solo se entiende que se necesita equidad laboral para nosotras las mujeres. No obstante, también es necesario igualar las oportunidades para las personas de la diversidad sexual. CHECA ESTOS TIPS PARA CAPACITAR EN INCLUSIÓN Y DIVERSIDAD.

Ahora bien, el techo de cristal, sea para mujeres LBT+ o no, pasa de ser un concepto a algo real cuando revisamos datos como los presentados en el informe Women In Business 2022 publicado por la firma Grant Thornton. Este encontró que el porcentaje de mujeres en puestos directivos en México disminuyó 2 puntos con respecto al año pasado y se sitúa en 33%. De forma que, con base en estos datos, hoy podríamos encontrar a 3 mujeres ejecutivas en cada grupo de 10 posiciones de liderazgo en las organizaciones.

¿Cuál puede ser el principal problema que enfrentamos las mujeres para llegar a puestos de liderazgo?

Según lo planteado por la investigación de Esade, el principal reto de nuestra lucha es en un 17% por la falta de políticas de equidad de género en las empresas. Este va de la mano con el 16% de complicaciones que implica tener que llevar a cabo dobles jornadas. Me refiero al trabajo tanto en la vida laboral como en la domestica.

Con las mujeres LBT+, la cantidad de retos contra el techo de cristal se incrementa. Muchas veces hemos tenido que ocultar la orientación sexual o matizar nuestra expresión de género incluso desde el momento de pedir trabajo. Forbes plantea que las personas de la diversidad sexual tenemos 50% menos posibilidades de obtener un empleo si quien nos entrevista es una persona heterosexual. Y si logramos obtener el empleo, es probable que recibamos un 4% menos de salario. Esto en comparación con otra persona del mismo puesto, pero heterosexual. CONOCE ESTOS TIPS PARA MINIMIZAR DISCRIMINACIÓN LGBT+ EN LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO.

Por ese motivo, podemos ver que en México —y en general en América Latina— es complicado el solo hecho de ser mujer. Entre las razones puedo señalar por la violencia sistemática, falta de oportunidades y la discriminación soft que vivimos. La situación se agrava exponencialmente cuando somos mujeres de la diversidad sexual (LBT+) porque el techo de cristal no serán nuestro único problema. Incluso desde el momento de pedir empleo y buscar salir del punto de partida, lo que se conoce como ‘piso fangoso’.

Las empresas deben tener políticas sobre el techo de cristal que enfrentan las mujeres LBT+. / Foto: Freepik

¿Qué podemos hacer las mujeres LBT+ para enfrentar el techo de cristal?

La respuesta puede tener muchos caminos. El principal de ellos, para luchar contra los techos de cristal, se basa en 2 acciones: visibilizar y apoyar. En este sentido, es necesario que sigamos visibilizando los logros de las mujeres de la diversidad. Con ello podemos hacer eco de que más mujeres estamos logrando abrir espacios para todas.

Y apoyar va de la mano de la sororidad, que hace referencia a ser solidarias entre nosotras, las mujeres. Y especialmente serlo en casos de discriminación, acoso o comportamientos que nos minimicen en comparación con los hombres. Pero yo agregaría que busquemos que la sororidad nos incluya a todas las mujeres de la diversidad sexual, sin importar si somos lesbianas, bisexuales, trans o cualquier otra expresión. También vivimos las mismas —y a veces hasta más— complicaciones de las que ya por defecto nos toca por solo ser mujeres. ESTOS SON 5 ELEMENTOS BÁSICOS PARA LANZAR ESTRATEGIAS DE DIVERSIDAD.

¿Te ha tocado vivir el techo de cristal con mayor intensidad por ser una de las mujeres LBT+ en tu organización?

Con información de Gobierno de México, Esade, El Economista, Forbes y Grant Thornton