La historia lésbica contada con 10 objetos

historia lésbica objetos lesbian herstory archives
Gracias a proyectos como Lesbian Herstory Archives podemos conocer objetos de la historia lésbica. / Foto: Instagram (@lesbianherstoryarchive)

Si tuvieras que escoger 10 objetos para narrar la historia lésbica, ¿cuáles serían?

Gracias a proyectos como Lesbian Herstory Archives podemos conocer la historia lésbica a través de objetos. Sabemos que esta lucha tiene muchísimos capítulos, vertientes y momentos que están en la memoria y el sentir colectivo.

Al igual que las otras disidencias del colectivo LGBT+, las lesbianas han contado su historia a través del arte, fuentes periodísticas, monumentos, banderas u objetos cotidianos y de uso personal como lo serían los diarios. En este artículo te compartimos 10 artículos que nos permiten hacer un muy breve close up a la historia lésbica.

1. Portadas de On Our Backs

La revista On Our Backs es una de las publicaciones más importantes en la historia lésbica. Además de dar continuidad al fenómeno editorial de la literatura pulp, las colecciones de On Our Backs fueron una de las fuentes referentes en los debates dentro de los feminismos en las décadas de los 80 y 90.

Con la circulación de On Our Backs, las mujeres lesbianas tuvieron significativos acercamientos a temas como la importancia de abordar la crisis del VIH bajo una perspectiva de género y el giro que se le podía dar a la representación de las prácticas sexuales entre mujeres.

De estas publicaciones también surgió la discusión acerca de si se podía o no hablar de una pornografía lésbica. Respecto a la llamada postura prosexo podemos distinguir el nombre de Nan Kinney, quien posteriormente fundó la productora Fatale Media.

Portada de On Our Backs / Foto: Them

2. Playera de Lavender Menace

Indudablemente, uno de los objetos que forma parte de la historia lésbica —y del catálogo de Lesbian Herstory Archives— es la playera con la serigrafía de Lavender Menace, un colectivo referencial del movimiento lésbico y feminista de los años 70 que tomo su nombre de una expresión lesbofóbica.

En caso de que no lo recuerdes, la frase «lavender menace» fue dicha por Betty Friedan, autora de uno de los textos fundamentales del feminismo norteamericano: La mística de la feminidad, 1964. Las contribuciones de Friedan nos harían pensar que el uso de esta frase fue algo positivo.

Sin embargo, fue todo lo contrario. En un artículo publicado en The New York Times Magazine, Friedan escribió que las lesbianas podían socavar la legitimidad de la lucha feminista. Por eso las llamó «amenaza lavanda».

Como era de esperarse, dicha actitud lesbofóbica causó indignación. Una de las primeras activistas en expresar su malestar fue Rita Mae Brown, quien fue despedida de su empleo como editora de la Organización Nacional de Mujeres (NOW, por sus siglas en inglés).

En acto de protesta, otras editoras dejaron su trabajo en NOW, formando el colectivo Lavender Menace. Inicialmente, este grupo estaba conformado por 17 mujeres. Con la circulación de sus panfletos, Lavender Menace logró contar con 40 mujeres que guiaban su actuar bajo la siguiente consigna:

«La liberación de la mujer es un complot de las lesbianas».

Playera con serigrafía de la leyenda «Lavender Menace» / Foto: Instagram (@lesbianherstoryarchive)

3. La grabación de Paula Gunn Allen es uno de los objetos más preciados para Lesbian Herstory Archives

Indudablemente, uno de los objetos más valiosos de la historia lésbica que recuperó el colectivo Lesbian Herstory Archives es la grabación en la que podemos escuchar la lectura del poema Water en voz de la escritora, crítica literaria y activista LGBT+ Paula Gunn Allen.

Según expresan las integrantes del proyecto Lesbian Herstory Archives, este material es un vestigio sumamente importante. No se tiene conocimiento de una grabación similar.

Grabación de Paula Gunn Allen / Foto: Instagram (@lesbianherstoryarchive)

4. Bandera lésbica

Para poder seguir con este listado de objetos de la historia lésbica hablaremos brevemente sobre la bandera, uno de los símbolos más importantes dentro de la lucha de las mujeres que aman a otras mujeres.

Como bien sabrás, la primera bandera lésbica fue diseñada por un hombre gay: Sean Campbell. Desde 1999 hasta 2010 se usó este diseño.

Si bien la bandera de Campbell no fue sustituida, la propuesta del blog This Lesbian Life (Lipstick Lesbian Pride) ganó mayor popularidad. Después de 8 años, una usuaria de Tumblr (cuyo nombre es Emily Gwen) lanzó una «bandera lésbica para todas».

Post de Tumblr de Emily Gwen / Foto: Tumblr

5. Retratos de Romaine Brooks

Romaine Brooks —cuyo nombre real era Beatrice Romaine Goddardfue una de las pintoras más importantes para la historia lésbica del siglo XIX y XX. A través de sus obras se encargó de retratar a las mujeres con las que tenía algún vínculo sexoafectivo. ASÍ ERA SER LESBIANA EN EL SIGLO XIX.

La artista —que desde su nacimiento pertenecía a los sectores más privilegiados— no se limitó a documentar las relaciones entre mujeres de la aristocracia. También fue de las primeras pintoras en lograr que los retratos de desnudos y erotismo lésbico se exhibieran en galerías de arte y museos.

“Azalées Blanches”, Romaine Brooks (1910) / Foto: Hyperallergic

6. Borderlands. La Frontera, libro que se encuentra entre los objetos para contar la historia lésbica

La historia lésbica estaría incompleta si no se habla de las contribuciones que ha tenido el feminismo chicano. Incluso esa es una de las principales contribuciones del colectivo Lesbian Herstory Archives.

Con esta premisa como antecedente, podemos decir que uno de los objetos más importantes del movimiento político e identitario de las lesbianas es el libro Borderlands. La frontera (1987) de la académica, activista y poeta Gloria Anzaldúa.

En esta obra, Anzaldúa dedica un capítulo completo (“Movimientos de rebeldía y culturas que traicionan”) para hablar de lo que implica y significa asumirse bajo la disidencia sexual en la frontera entre México y Estados Unidos.

7. Grabación de la entrevista de Ilse Fuskova y Mirtha Legrand

Parecida a la salida del clóset de Nancy Cárdenas, en 1991 la poeta, fotógrafa y artista visual Ilse Fuskova fue la primera mujer argentina que se declaró como lesbiana en televisión. Este episodio fue un quiebre para el silencio respecto a la resistencia de las lesbianas en Argentina.

La experiencia de Fuskova con la conductora de televisión Mirtha Legrand la inspiró a ser coautora de uno de los libros que se consideran un must read de la lucha lésbica en Latinoamérica: Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina hoy (1994).

8. Fanzine: Cuadernos de existencia lesbiana

Si hablamos concretamente de la historia lésbica en los países de América del Sur, uno de los objetos que no puede quedar fuera de este listado es el fanzine Cuadernos de existencia lesbiana.

La idea de esta publicación contrahegemónica surgió después de que integrantes del Grupo Feminista de Denuncia asistieron al Tercer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe.

Para la elaboración del fanzine, Ilse Fuskova y la artista plástica Josefina Quesada se basaron en el trabajo de la poeta Adrienne Rich y la filósofa Simone de Beauvoir.

9. Amora, primera novela lésbica en México

Escrita por la editora y poeta Rosamaría Roffiel, Amora (1989) es considerada la primera novela lésbica y feminista en México. Las palabras de Roffiel no solo se han quedado en el territorio mexicano. La novela ha sido un referente narrativo en países de Centroamérica.

Al igual que muchas otras escritoras, Rosamaría Roffiel tomó como inspiración la obra de Simone de Beauvoir. Asimismo, Amora inspiró una de las investigaciones más destacadas respecto a la narrativa lésbica en la literatura mexicana: Entre amoras. Lesbianismo en la narrativa mexicana (2015).

Durante un evento organizado por la Coordinación Nacional de Literatura, Rosamaría Roffiel dio a conocer que Amora fue uno de los 10 libros más vendidos en México a finales de los 80.

Portada de Amora / Foto: Vía Mx

10. Flyers de Receta del grupo Polvo de Gallina Negra para hacerle el mal de ojo a los violadores, o el respeto al derecho del cuerpo ajeno es la paz

Como lo mencionamos anteriormente, gran parte de la historia lésbica se ha contado a través del arte. En México, muchas lesbianas se sintieron apeladas por la propuesta disruptiva de Mónica Mayer y Maris Bustamante a través del colectivo Polvo de Gallina Negra.

Además del performance en el Hemiciclo a Juárez, la obra Receta del grupo Polvo de Gallina Negra para hacerle el mal de ojo a los violadores, o el respeto al derecho del cuerpo ajeno es la paz se imprimió en algunas revistas y flyers. A través de estos materiales, las lesbianas pudieron denunciar una de las violencias a las que más están expuestas: la sexual.

Receta del grupo Polvo de Gallina Negra para hacerle el mal de ojo a los violadores, o el respeto al derecho del cuerpo ajeno es la paz / Foto: Blog de Mónica Mayer: Pinto mi raya

¿Qué otros objetos agregarías a este muy breve recuento de la historia lésbica? ¿Ya conocías el proyecto Lesbian Herstory Archives?

Con información de Timeline, Them, Revista Anfibia, El destape: La cultura sexual en la Argentina después de la dictadura (2021), Periódicas, Blog de Mónica Mayer: Pinto mi raya, Canal Once y Instagram: Lesbian Herstory Archives

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.