¿Debo decirle a la maestra que mis hijxs tienen madres lesbianas?

Muchas madres lesbianas se preguntan si deben revelar o no a la maestra de sus hijxs que son una familia lesbomaternal. (Imagen ilustrativa) / Foto: El País

Es probable que la maestra de tus hijxs no tenga conocimientos ni formación suficientes para tratar con familias encabezadas por madres lesbianas. Checa estos consejos para abordar esa situación.

En las escuelas, las madres lesbianas podemos llegar a batallar mucho con la maestra de nuestros hijos e hijas porque, desafortunadamente, carece de sensibilización sobre familias lesbomaternales. La situación puede replicarse con el resto del personal escolar. De ahí la urgencia de tratar este tema.

Nuestros hijos e hijas van a pasar, si todo sale bien, entre 12 y 21 años en la escuela. Tres años en preescolar, seis en primaria, tres en secundaria, tres en preparatoria, de cuatro a seis años en universidad.  A menos que decidas educar a tus crías en casa o seguir algún sistema desescolarizado, te va a tocar lidiar con personal docente y educativo al que le tendrás que hablar sobre cómo funciona tu familia lesbomaternal.

Hablar con la maestra de sus hijxs permitirá a las madres lesbianas participar activamente en su educación. (Imagen ilustrativa) / Foto: El Siglo de Torreón

Las infancias en México pasan alrededor de seis horas al día, cinco días a la semana, nueve meses al año en la escuela. Si además tomamos en cuenta todo el tiempo dedicado a tareas escolares, los primeros años de vida, los años formativos, van de la mano con el entorno escolar. Por eso resulta tan importante que el espacio educativo sea amigable con nuestros hijos y nuestras hijas. Esto, sin duda, te llevará a preguntarte qué puedes hacer para que la experiencia de tu peque en la escuela sea segura y sin bullying. Por ello, te daremos los siguientes consejos para hablar acerca de tu familia lesbomaternal en la escuela.

1. Escoger la escuela

Lo primero y más importante es elegir la escuela que mejor se adecue a las necesidades de tu familia, hacer entrevistas con directoras, conocer diversos planteles y hacer muchas preguntas.

2. Conocer las leyes y reglamentos

Es indispensable familiarizarte con los reglamentos escolares porque tendrás una idea más clara de las posibilidades y limitaciones que te brindará dicho espacio educativo. Recuerda que ningún reglamento escolar está por encima de nuestra Constitución y que el artículo primero de la misma señala no discriminar. Ninguna escuela puede aplicar reglas discriminatorias en contra de las infancias o sus familias.

3. Visibilidad y presencia

Hazte visible en las juntas y reuniones en la medida de tus posibilidades. Si tú visibilizas a tu familia es más sencillo que el personal docente entienda cómo funciona una familia  de madres lesbianas. Participa de la mesa directiva, el consejo escolar de participación social y otros organismos que permiten a padres y madres estar presentes en la escuela.

Para dialogar con la maestra, las actividades escolares son una excelente oportunidad que tienen las madres lesbianas. (Imagen ilustrativa) / Foto: Claudia Amigo

4. Conoce a las otras familias

Conoce a los papás, mamás u otras figuras de crianza de los niños y niñas con los que conviven tus crías en la escuela. Conecta con otras personas y crea comunidad. Invita a tus hijos e hijas a hacer amistades para compartir trabajos en equipo y tareas escolares.

5. Establece una relación con la maestra

Emite tus opiniones, acércate a la maestra y ofrécele información sobre lo relacionado con una familia lesbomaternal. También, sobre derechos humanos y otros temas variados en los que seas experta. Que se note que te interesa el desarrollo educativo y el nivel académico de tu hija o hijo.

6. Habla sobre la diversidad familiar

Cada familia es diferente. No existe una familia lesbomaternal idéntica a otra. En algunas hay una mamá, o dos, o tres o más. En algunas incluso puede haber un padre u otras figuras de crianza. Asegúrate de que en la dirección escolar saben quién o quiénes están a cargo de tu peque y quiénes pueden pedir informes, firmar boletas o recogerle a la salida. Si hay dos madres, déjalo claro desde el principio para que ambas sean respetadas y valoradas. AQUÍ TE DECIMOS CÓMO REFERIRTE A UNA FAMILIA ENCABEZADA POR DOS MADRES LESBIANAS.

7. Trabaja por la inclusión

En algunas escuelas pueden ser muy amables y tratarte bien, hasta decir que son muy incluyentes, pero ‘a la hora de la hora’ no es así. Te siguen enviando notas y recados que dicen «Estimados padres de familia» o «Papitos» y otras cosillas que invisibilizan la presencia y trabajo de crianza de las madres. En estos casos, tendrás que regresar notas con comentarios y enviar recados recordando cómo deberían de llamarte. A veces, incluso devolver las notas con tachones en tinta roja para que quede claro que tienen que poner «Madres, padres y familiares» o «Madres, padres y figuras de crianza o tutores».

Hablar con la maestra de tus hijxs sobre familias dirigidas por madres lesbianas abrirá las puertas para que su experiencia en la escuela sea grata. (Imagen ilustrativa) / Foto: El Universal

8. Mantente abierta y disponible al diálogo

Sé siempre abierta a que te hagan las preguntas que necesiten para entender a tu familia. Presenta material didáctico que hable sobre familias lesbomaternales. Para prevenir la discriminación, la Red de Madres Lesbianas en México elaboró un Manual de apoyo a docentes para entender familias lesbomaternales, que puedes descargar de forma gratuita por internet. Con este texto, el grupo de madres lenchas pretende abordar temas como la importancia del respeto, la visibilidad y la aceptación e inclusión de nuestros hijos e hijas en la escuela.

9. Un nombre y voz para cada quién

Enseña a tus hijos e hijas a nombrar a cada miembro de su familia y a expresar cómo desean que se hable de ella, para que lo puedan compartir y transmitir de forma natural, amigable, segura y feliz en la escuela.

10. Recuerda que cada nivel escolar y etapa de vida es distinta

En kínder y primaria quizá seas tú quien deba hacer la mayor parte del trabajo de visibilidad e inclusión. En secundaria y prepa necesitarás darle a tus hijos e hijas las libertades para hablar de su familia y nombrarla como les haga sentir mayor comodidad. Deberás confiar en que ya les proporcionaste las herramientas necesarias para visibilizar a su familia y a la vez cuidarse del bullying en este mundo lesbofóbico y heteropatriarcal.

11. Busca una red de apoyo

Recuerda que siempre puedes buscar en redes sociales o de forma presencial redes de apoyo para madres lesbianas que te hagan sentir segura. Aunque los hijos e hijas de las compañeras no vayan a la misma escuela que tus peques, sabrás que puedes contar con la contención de otras personas que pasan por experiencias similares a las tuyas.

Las marchas LGBT+ son una excelente oportunidad para conocer a otras madres lesbianas y formar redes de apoyo. / Foto: El Clóset LGBT

12. No descartes la ayuda profesional

En caso de bullying lesbofóbico, recuerda acudir ante las autoridades correspondientes. Primero la maestra, luego el personal directivo, la inspección de zona y las mismas oficinas centrales de la SEP en caso de ser necesario. Conoce las jerarquías y organigramas para ir dejando cartas oficios y notificaciones. Si la situación lo amerita, acude a la CNDH o Conapred a dejar tus quejas correspondientes. También busca el apoyo psicológico indispensable para sobrellevar cualquier mal momento. La escuela no tiene por qué ser una mala vivencia para ti ni para tus hijos, hijas o tu familia.

Con todo lo anterior, es seguro que la experiencia con las escuelas será segura. Tú y tu familia lesbomaternal están listas para enfrentar lo que sea. Muy buena suerte y escríbenos en comentarios cómo hablas tú de tu familia en la escuela de tus peques.

Con estos consejos para madres lesbianas, la maestra no tendrá excusas para garantizar trato digno y respetuoso a tus hijos o hijas.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.