¿De dónde viene la palabra ‘lencha’?

Te explicamos de dónde viene la palabra 'lencha'. / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

El 19 de junio de 2021, colectivas y mujeres sáficas se movilizaron en las calles de Ciudad de México para reapropiarse de ‘lencha’, uno de los términos con los que se ha referido a las chicas lesbianas, por lo que te decimos su origen y significado.

La escuchamos en marchas y en conversaciones con nuestras amigas más cercanas, pero no todas las personas sabemos cuál es el origen de la palabra ‘lencha’ y por qué se utiliza para referirse —mayoritariamente— a las chicas lesbianas.

Aunque pueden ocuparla personas de otros países hispanohablantes, ‘lencha’ es un término que de manera inmediata evoca a México. También es probable que —en menor medida— lo utilice alguien de Colombia. Al respecto, es imprescindible recordar que su frecuencia, sentido de uso y significado depende de un factor regional.

Otra consideración a tomar en cuenta que es que, pese a la reapropiación lingüística, algunas mujeres que se relacionan sexoafectivamente con otras mujeres rechazan esta palabra por la carga negativa que se le ha dado. En el argot sáfico, ‘lencha’ no es el único vocablo que se encuentra en esta situación. ‘Chancla’, ‘bollera’, ‘tortillera’, ‘tamalera’, ‘trailera’, ‘fuertuquis’ y ‘camionera’ son otros ejemplos.

No podemos negar que el origen de la palabra ‘lencha’ remite a una narrativa estigmatizante. Sin embargo, la disputa y resiliencia lingüística han formado parte de la agenda política de las lesbianas y chicas que se describen a sí mismas como sáficas. CHECA ALGUNOS DATOS SOBRE LAS MUJERES SÁFICAS.

Así como lo señaló la fundadora de la Red de Madres Lesbianas en México, Ana de Alejandro, en una entrevista con el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), lo que se pretende con propuestas como la Marcha Lencha es que:

«La palabra ‘lencha’ deje de ser tomada como un insulto. Porque para nosotras es una forma de identidad. Por años, por siglos, hemos sido señaladas con palabras que se usan con odio, pero que para nosotras son motivo de orgullo. Nosotras estamos felices con nuestra identidad y eso es lo que queremos que se sepa».

¿Pero de dónde vine?

‘Lencha’ y los términos que mencionamos anteriormente forman parte de un repertorio lingüístico para referirse a «las relaciones erótico-afectivas entre mujeres». Como lo puntualizamos, su uso (sobre todo en el norte de México) tenía como finalidad expresar el desprecio y la burla.

De acuerdo con “Tortilleras, tamaleras, chanclas y lenchas”: representaciones dominantes de las relaciones erótico-afectivas entre mujeres en el norte de México, investigación realizada por Andrea Zatarain Olivas (Universidad de Sonora) y Guillermo Núñez Noriega (Universidad de Arizona), en casos como el de ‘tortillera’ y ‘tamalera’, la connotación negativa no solo deriva del rechazo a la forma en la que las mujeres* ejercen su sexualidad. También tiene un fuerte componente de clasismo.

Si bien el origen de ‘lencha’ se vincula a estas 2 características, tiene algunas singularidades a las que debemos prestar atención. Conforme a la investigación antes citada, se sabe que en algunas partes de México se dice ‘lencha’ a quien se llama Lorenza. Este, como tal, no es un problema.

Empero, es importante recordar que, además de un sustantivo propio, ‘Lorenza’ o ‘Lorenzo’ son mexicanismos que utilizamos para referirnos a alguien que ‘no está en su sano juicio’. Con esto como antecedente, podemos decir que, en primera instancia, el término ‘lencha’ está vinculado a un estigma que considera que las relaciones sexoafectivas entre mujeres son una enfermedad mental. Aunque la Organización Mundial de la Salud haya desclasificado la homosexualidad en 1990.

Otra de las particularidades del origen de la palabra ‘lencha’ en México tiene que ver con la cuestión geográfica. Para las chicas que viven en la zona norte, existe una relación entre la expresión y la película Lencha, la justiciera (Miguel Somera, 1990).

La protagonista de esta cinta del cine mexicano de ‘comedia’ está construida bajo la premisa de que ‘no es como las otras mujeres’. Se le atribuyen características, comportamientos y habilidades que, socialmente, se han conceptualizado como masculinas.

¿En qué consiste la resiliencia a través de la reapropiación lingüística?

Así como lo señaló Ana de Alejandro con el IMER, trazar y usar la palabra ‘lencha’ desde los términos propios tiene como objetivo dar la vuelta a la narrativa. Al ocuparla, en ningún momento se está negando que su origen sea un discurso evidentemente misógino, lesbofóbico, racista y clasista.

No obstante, lo que se busca es hacer del lenguaje una vía de contraataque desde lo que nos atraviesa en una primera instancia. Esto es cómo nos nombramos.

A pesar de que algunas colectivas lesbofeministas tienen sus reservas respecto a la palabra ‘lencha’, cada vez se da mayor impulso a iniciativas que la proponen como un término que convoca a abrazar la diversidad en las experiencias sexoafectivas de las mujeres. Al final de cuentas, las lenchitudes somos eso: todo lo que molesta, incomoda y —poco a poco— fractura el (cis)tema heteropatriarcal. CONOCE QUÉ SON LAS LENCHITUDES.

Para algunas, llamarnos ‘lenchas’ es una forma de resiliencia. / Fanart: Tumblr (@accysha)

¿Ya sabías cuál era el origen de la palabra ‘lencha’ y por qué se utiliza para referirse a las lesbianas?

Con información de Mediateca INAH e Instituto Mexicano de la Radio (IMER)