9 cosas que debes considerar para ser mamá lesbiana

ser mama lesbiana prueba embarazo
Estos 9 consejos te ayudarán muchísimo si eres lesbiana y piensas ser mamá. / Foto: Helathy Moms Healthy Babies

Así que eres lesbiana y quieres ser mamá. Echa un vistazo a estos consejos para que disfrutes al máximo tu maternidad.

Ser mamá lesbiana es un asunto al que le va muy bien la planeación. Por ello, voy a compartir contigo algunas cosas que necesitas considerar antes de convertirte en madre si vives en México.

1. Elige tu modelo de familia

Puedes decidir entre ser madre autónoma, formar una familia comaternal en pareja o vivir en alguna otra configuración relacional. Puede ser que cuentes con el apoyo de tu familia extensa e incluso amigas y amigos. Hay muchos modelos de familias lésbicas. Es importante elegir qué modelo deseas y tomar las medidas necesarias.

2. Decide tu método

Puedes adoptar o gestar. No hay una sola forma para llegar a ser mamá. De hecho, en México hay más de 10 maneras distintas para ejercer la crianza. En ese sentido, diversas tecnologías de reproducción asistida están a tu disposición, y se puede adoptar en 15 de los 32 estados. De esta primera elección van a depender muchas decisiones que tomarás después.

Elije el método para ser mamá que más te convenga y se adapte a tu proyecto de vida. / Foto: Freepik

3. Prevé gastos

Es buena idea tener ingresos fijos y seguros o contar con ahorros antes de comprometerte con la maternidad. Aunque si no los tienes aún, puedes ser mamá. Todas podemos, si queremos, llegar a serlo. Solo toma en cuenta que van a venir muchos gastos y algunos imprevistos. Además, según el método de tu elección para tener descendencia, verás si necesitas invertir más o menos económicamente. Por ejemplo, es más cara una fertilización in vitro (FIV) que una inseminación casera. Y es más caro viajar a otro estado para una adopción que hacerlo desde casa.

Ser mamá implica gastos e imprevistos. Vale la pena anticiparse a ellos. / Foto: Freepik

4. Cuida tu salud

Ya sea que tú te embaraces o lo haga tu pareja, o se decidan por una adopción, vas a necesitar buena salud. La crianza cambia tu vida —incluso si tú no gestas— y te exige más energía por parte de tu cuerpo. Es importante que toda futura mamá lesbiana lo sepa y esté lista para ello. Antes de un embarazo, hay que empezar a tomar ácido fólico y llevar una vida saludable —cuidando tu alimentación, haciendo ejercicio, etcétera—.

5. Afíliate a un servicio de salud

Conviene estar afiliada a algún servicio de salud como el IMSS, ISSSTE o el que te dé tu trabajo. Otra opción es planificar la contratación de un seguro de gastos médicos mayores, tanto para ti como para tu familia. Es importante dar seguimiento al embarazo y tener cuidados prenatales especiales. Algunos embarazos generados por reproducción asistida son de alto riesgo y requieren de mayores cuidados.

Debes hacer un plan de parto y seguir las recomendaciones para elegir entre parto o cesárea. Planea dónde vas a parir —hospital público o privado— y verifica si es posible que te acompañe tu pareja, algún familiar o una doula.

Una doula es una acompañante para el proceso de embarazo, parto y puerperio que sirve como guía espiritual, maestra, amiga y consejera. / Foto: Pinterest

6. Si adoptas…

Si optaste por la adopción, revisa los estados en que está regulada para que ambas madres puedan tener derechos sobre su hijo o hija. Si decides ser madre autónoma, hay más entidades en las que la adopción es posible. En cualquier caso, es importante conocer los tipos de adopción que son posibles y las instituciones donde se pueden realizar.

7. Fortalece tu red de apoyo

Como madre lesbiana autónoma, en pareja o cualquier configuración relacional, vas a necesitar una red de apoyo. Personas que te hagan acompañamiento y apapachos durante la espera. Agrandar la familia y prepararse para la llegada de una nueva persona es un tema complejo que va a requerir de acompañamiento emocional. Gente allegada a ti que te dé soporte cuando sientas que ya no puedes con los requerimientos de la crianza. Habla con tu familia y verifica quiénes respetarán tu determinación de ser mamá lesbiana. Es momento de tomar decisiones importantes para tu salud mental. Deja las relaciones que no sean sanas y fortalece aquellas que te enriquezcan y te hagan sentir la mejor madre del mundo.

8. Busca certeza legal

Una mamá lesbiana precavida se informa sobre los avances legales en su localidad. En caso de que sean dos madres, conoce los pasos para que en el acta de nacimiento queden asentados los apellidos de ambas. Infórmate para saber si es posible en tu ciudad o si necesitarás hacer ‘turismo de trámites’ a estados como CDMX o Coahuila. En algunas localidades, para registrar hijos e hijas con dos mamás, es requisito estar casada. En otros lugares, solo registra la madre gestante; la no gestante no es tomada en cuenta. Recuerda que los trámites notariales no son suficientes para salvaguardar a tu familia, necesitas que quede asentado ante el Registro Civil.

Para ser mamá lesbiana, es indispensable que estén al tanto de las leyes y normas mexicanas en la materia. / Foto: Freepik

9. Prácticas religiosas

Si la religión es importante para ti, consulta los requisitos de tu congregación para darle la bienvenida a tu bebé en ella. En ocasiones, dentro de la misma religión va a haber oficiantes que sí permitan una constancia que incluya a las dos madres y otros que no. Algunas parejas optan por cambiar de religión y asistir a templos donde haya más apertura con las familias lesbomaternales.

Con todos estos consejos, ya te puedes concentrar en elegir el nombre para tu bebé. No será más fácil, pero al menos estarás mejor preparada para lo que venga. Mucha suerte con la crianza y te deseo mucha felicidad.

Ser mamá lesbiana implica retos novedosos y experiencias maravillosas. ¡Compártenos cómo estás planeando esta etapa de tu vida!

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.