Razones por las que mujeres LBT+ marchamos el 25N

25n mujeres lbt noviembre
Estas son las razones por las que mujeres heterosexuales y de la diversidad salimos a las calles el 25N. / Foto: Milenio

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25N), fecha que se atribuye esencialmente a los movimientos feministas de América Latina. En esta fecha —cuya historia data desde 1960— las mujeres LBT+ también salimos a las calles.

En cada movilización del 25N, las mujeres LBT+ tenemos presentes el recuerdo y el coraje de las hermanas Mirabal (Las Mariposas). El reconocimiento del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue en febrero de 2000, 19 años después de que se instauró como una de las fechas más importantes para movimiento feminista latinoamericano.

La lucha responde a una genealogía de mujeres que han puesto el cuerpo, la rabia y el goce colectivo como armas ante la hostilidad del sistema heteropatriarcal. Formalmente, el 25 de noviembre es una efeméride en memoria de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, quienes fueron víctimas de persecución política, privación de la libertad y feminicidio por parte del Gobierno dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. Desde entonces, detrás de cada grito de «Ni una menos» y «Ni una más» recuperamos los nombres, rostros y las historias que se nos ha obligado a borrar.

Ellas fueron las hermanas Mirabal. / Foto: Nuevo Eco

No estamos todas

En el también conocido como Día Naranja, periodistas, activistas, obreras, campesinas, defensoras de la tierra, médicas, maestras, artistas, estudiantes, científicas y amas de casa salimos a las calles para exigir justicia por madres, hijas, hermanas y amigas que son víctimas secundarias de la mayor expresión de la violencia de género: el feminicidio.

Las movilizaciones del 25N son un ejercicio doloroso. Las ausencias se nombran en voz alta y se corporizan en colectivo. El 25N nos manifestamos frente a los edificios de Gobierno para recordar que Diana Velázquez Florencio (Chimalhuacán), Yesica Celene (Reforma), Jimena Paola (Nezahualcoyotl), Valeria Rivera Romero (Melchor Ocampo), Ingrid Escamilla (Vallejo, CDMX), Isabel Cabanillas de la Torre (Ciudad Juárez) y Elizabeth Montaño (Morelos) ya no están con nosotras.

Madres de víctimas de feminicidio se reúnen en Glorieta de los Insurgentes para bordar. / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

«¿Dónde están las niñas?»: una de las interrogantes más dolorosas del 25N

Cerramos las estaciones del Metro porque —pese a la verborrea de los gobiernos y partidos— los municipios de cada estado de la república siguen formando mosaicos con fotos de nuestras desaparecidas. Abandonamos los salones de clase porque las preparatorias y universidades —sean privadas o públicas— nos obligan a convivir con quienes nos agredieron física, verbal, psicológica y sexualmente.

Las periodistas, productoras audiovisuales y conductoras paramos la lectura de noticias porque los compañeros, jefes y directivos que hablan de violencia de género son o fueron los mismos que la ejercieron contra nosotras. Por algo existe Periodistas Unidas México (PUM).

El 25 de noviembre las docentes suspendemos clases porque día con día atestiguamos un silencio al pasar asistencia. En cada fila hay un asiento vacío. A algunas les arrebataron la vida y otras se quedan en casa porque la madre que las llevaba a la escuela fue asesinada por su pareja sentimental o algún otro hombre que el juez dejó en libertad «por falta de pruebas». Nos faltan Fátima, Jarid, Claudia, Elena, Sulmy y Ángeles.

Por Marbella, Elizabeth, Paola y Dayanna, víctimas de crímenes de odio

Las mujeres LBT+ marchamos el 25N por los nombres que se escriben en los muros y por los que se intentan disipar. El 26 de abril de 2021, justo en el Día de la Visibilidad Lésbica, se alertó de la impunidad que circunda a los homicidios de mujeres que aman a otras mujeres. MIRA EL CALENDARIO DE FECHAS LGBT+.

A Marbella Ibarra nadie la olvida. Sabemos que fue fundadora del club Xolas de Tijuana. Así como el futbol, una de sus grandes pasiones fue desafiar a la heteronorma. En el 25N, la historia de Marbella está en las consignas de las mujeres LBT+ que continuamos haciendo un llamado a las autoridades de la frontera norte para exigir que no se dé carpetazo a los feminicidios en razón de orientación sexual e identidad de género.

La violencia transfeminicida nos pisa los talones a todas. Se mueve de tal suerte que parece ese susurro de venganza y castigo por no estar a disposición de una sociedad cisheteronormada. Los lesbofeminicidios y transfeminicidios son ese recordatorio que Laura Rita Segato llamó «pedagogía de la violencia».

«¿Y si la próxima soy yo?» es una de las interrogantes que nos rodean la mente cuando decidimos no besar a nuestra novia o esposa en público. En algún momento, la diputada Lucía Riojas comentó que, para muchas, la ocultación es un mecanismo de sobrevivencia.

Si no es contra el cisheteropatriarcado, ¿entonces para qué?

Las mujeres LBT+ detenemos el tráfico el 25N porque nuestras compañeras son obligadas a estar en el clóset para no ser despojadas de los derechos básicos. Temen que sus vecinos las golpeen en manada o que sus compañeros de trabajo hagan bromas sobre violaciones correctivas.

Lesbianas, trans, bisexuales, asexuales, pansexuales y personas agénero ocupamos las principales avenidas de la ciudad porque pensamos en las amigas y familiares que están en una clínica que promete ‘curarlas’. El 25N, las mujeres LBT+ traemos atravesadas las historias de quienes no pueden acceder a la salud, educación o vivienda.

El nudo en la garganta es colectivo. Pensamos en las chicas que, al seguir su tratamiento contra el VIH, se enfrentan a médicos que les dicen que ‘eso les pasa por promiscuas’. Cuando nuestro cuerpo es esa barrera entre la Policía y las demás manifestantes del 25N encontramos fuerzas de las mujeres LBT+ que denunciaron a las fuerzas de seguridad que las agredieron sexualmente.

Efecto Mirabal: herencia del feminismo de República Dominicana

El 25 de noviembre es también un día en el que las mariposas aseguramos emprender una migración a nuestro ritmo. Por algo también inaugura los 16 días de activismo. Detrás de cada párrafo de la ley Micaela (Argentina) y ley Olimpia (México) se encuentra el retrato de mujeres que se abrazaron como mayor acto de resistencia.

Fue con el Mayo Feminista (Chile) que muchas chicas LBT+ encontraron en sus maestras una cómplice con la que salen a las calles el 25N. En Perú, fueron las mujeres heterosexuales y de la diversidad sexual quienes reclamaron su derecho a la ciudad. Lograron la ley para prevenir y sancionar el acoso sexual en espacios públicos.

Las movilizaciones del 25N fueron una oportunidad para que mujeres LBT+ abogaran por la adopción de la primera pareja homosexual en Puerto Rico. ESTO ES LO QUE PODEMOS HACER ANTE LA VIOLENCIA MACHISTA.

Fuimos, somos y seremos todas

De República Dominicana a la península chilena hay un canto que hace que nuestro vuelo sea más alto. Suena a la voz de Fémina, Masta Quba, Audry Funk, Rebeca Lane, Camila Moreno y Chocolate Remix. Porque sí: la protesta también puede ser un epicentro de la alegría, el placer y el goce. Como muestra, en colectivos transincluyentes como el de Marcha Lencha tomamos de la mano a nuestras parejas mientras cantamos al lado de Renee Goust y Miranda Villalobos.

Colocan altar en memoria de las hermanas Mirabal y las activistas feministas asesinadas en República Dominicana. / Foto: Facebook (Siempre Mujer)

Cada 25N, las mujeres LBT+ sabemos que el coraje de las hermanas Mirabal se fragmentó en el grito de cada una de nosotras. Por cada Minerva, Patria y María Teresa Mirabal hay una Kenya Cuevas, Ari Vera y Jessica Marjane. Bien escribe y predica Vivir Quintana: «Nos sembraron miedo. Nos crecieron alas».

Ese es el legado de todas las que nos convertimos en mariposas. Las mareas también se forman entre las nubes.

Glorieta de las Mujeres que Luchan (CDMX) / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

Y a ti, querida compañera LBT+, ¿qué es lo que te hace salir a las calles en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25N)?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.