10 episodios LGBT+ que cambiaron los feminismos mexicanos

Te contamos cómo ha sido la articulación de la lucha LGBT+ y feminista. / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

Para conmemorar el 8M, te contamos qué episodios LGBT+ marcaron la historia de los feminismos mexicanos.

La historia del movimiento LGBT+ ha tenido importantes episodios para los feminismos mexicanos. La relación entre ambas luchas es innegable. Muchas de ellas forman parte de la organización popular y otras están presentes en leyes y políticas públicas de nuestro país. Vamos con algunos ejemplos en concreto.

Marcha de las Putas

Originalmente llamada SlutWalk, la Marcha de las Putas responde a una indignación global por la violencia de género. Desde un inicio se propuso como una iniciativa global. Sin embargo, se ha centralizado en países como Canadá, Estados Unidos, Israel, India, Reino Unido, Australia, México, Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú, Ecuador, Honduras, Uruguay y El Salvador. AQUÍ TE CONTAMOS A PROFUNDIDAD LA HISTORIA DE LA MARCHA DE LAS PUTAS.

Además de ser una movilización para «abrazar a las sobrevivientes» de cualquier tipo de agresión en razón de género y orientación sexual, es una protesta en contra de la putofobia. Por ello, uno de sus objetivos ha sido eliminar la narrativa y conceptualización de las ‘buenas’ y ‘malas’ mujeres. En América Latina, la Marcha de las Putas ha sido una oportunidad mediante la que mujeres diversas han recordado que las políticas en contra de la violencia también deben contemplar la orientación sexual e identidad de género.

En México se ha realizado en junio (2011), octubre (2012, 2018, 2019), septiembre (2013), agosto (2014), diciembre (2015, 2020) y noviembre (2016, 2017). Este acto de rebeldía está abierto a:

«Mujeres y personas disidentes de la heteronorma de cualquier expresión y orientación de género, profesión, nivel educativo, raza, etnia, edad, capacidad, de todos puntos de la ciudad, para hacer una declaración unificada sobre la violencia sexual y el derecho de las sobrevivientes de violencia a ser tratadas con dignidad».

Décima edición de la Marcha de las Putas en Puebla / Foto: Facebook (Marcha de las Putas)

Resistencia estudiantil de los 60 y 70

Indudablemente, las décadas de los 60 y 70 incluyeron varios episodios LGBT+ que cambiaron de manera significativa a los feminismos mexicanos. Esto se debió —en gran parte— a la articulación entre el movimiento estudiantil, sindical y urbano popular. La confabulación entre las distintas causas fue terreno fértil para el fortalecimiento del lesbianismo político, mismo que brilló por la formación de organizaciones como Ákratas (1976), Lesbos (1977) y Oikabeth (1978). ASÍ ERA SER LGBT+ EN LA DÉCADA DE LOS 70.

Primera y segunda Marcha del Orgullo

Los últimos 20 años del siglo XX fueron sustanciales para los grupos feministas y de la diversidad sexual. Se insistió en el reclamo del derecho a la ocupación del espacio público. Además, estos episodios LGBT+ ayudaron a que gran parte de los feminismos mexicanos abogara por la representación de la labor política en los medios de comunicación. De estas acciones también se puede rastrear un importante potencial para que las mujeres optaran por propuestas comunicativas autónomas. Uno de los ejemplos más importantes fue el de La Boletina.

Grupos lésbicos participando en la segunda Marcha del Orgullo (1980). / Foto: La Bola. Revista de Divulgación de la Historia

Lesbianas contra la guerra, el capital y el terrorismo neoliberal

Uno de los episodios LGBT+ que más repercusiones ha tenido en los feminismos mexicanos ha sido el de la propuesta y defensa del lesbianismo político. La toma de las calles por parte de los comités de la Marcha Lésbica —que se lleva a cabo desde 2003— ha estado ligada al reconocimiento de las maternidades lésbicas, el apoyo a las familias de las mujeres desaparecidas de Ciudad Juárez, la denuncia de la lesbofobia institucional y la urgencia de las modificaciones de cuerpos normativos (por ejemplo, el Código Penal de Aguascalientes y Chiapas). MIRA ESTA CRONOLOGÍA DE LAS MARCHAS LÉSBICAS EN MÉXICO.

¡Lesbianas resistimos! / Foto: María José Alegret (Instagram: @yoalegret)

Las mujeres somos diversas y existimos

Indudablemente, el lesbianismo político ha sido una de las apuestas más poderosas que se han hecho desde el feminismo y la comunidad LGBT+. Sin embargo, la radicalidad convive con su propio talón de Aquiles. Esto deriva del establecimiento de requisitos de pertenencia que, a momentos, han sido un tanto excluyentes. Por ello, iniciativas como Telemanita y Musas de Metal han partido de la premisa de que «siempre han querido hablar del amor entre mujeres, sin importar edades o identidades».

Activismo durante la crisis del VIH

En 1983 se diagnosticó el primer caso de VIH en México. En ese entonces, las prestaciones y los servicios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) no incluían a parejas del mismo sexo. Además de generar estructuras propias de asistencia social y médica, las mujeres de las diversidades sexogenéricas han insistido en abordar el tema del VIH bajo una perspectiva de género.

Las acciones en este rubro han dado como resultado que se cuente con documentos como la Agenda política en materia de VIH y sida. Dirigida a mujeres desde el enfoque de género y derechos humanos (2010). A su vez, ha permitido que la prevención se plantee dentro de la agenda del activismo por los derechos sexuales y reproductivos.

Encuentro Nacional de Madres Lesbianas (1994)

Históricamente, las maternidades y crianzas han formado un pilar de los feminismos mexicanos y las luchas de la comunidad LGBT+. Las reuniones y los espacios de escucha desembocaron en la organización del Primer Encuentro Nacional de Madres Lesbianas. Este fue organizado por Rosa María Ortiz y Guadalupe González, integrantes de las organizaciones Letra S, y El Clóset de Sor Juana (1992). De este evento surgió la organización civil Grupo de Madres Lesbianas (Grumale). ESCUCHA CUÁLES SON LOS DERECHOS DE LAS MADRES LESBIANAS EN MÉXICO.

Ley de Menstruación Digna

El activismo menstrual ha sido una de las grandes apuestas de las generaciones jóvenes. A partir de conversatorios y encuentros se está logrando despatologizar y desmitificar la menstruación. De poco en poco se deja de hablar de la higiene y empezamos a dar paso a las discusiones de salud y educación menstrual.

La articulación entre la lucha LGBT+ y los feminismos mexicanos ha permitido entender que las mujeres y personas que menstrúan no siguen un proceso homogéneo. Con ello, también ha sido posible distanciarnos de la conceptualización de la menstruación como mero hecho biológico.

Como consecuencia, podemos posicionarlo como un tema de derechos humanos, educación y salud pública. Los logros no se han quedado en el ámbito discursivo. En 2021, se obtuvo la Ley de Menstruación Digna en Michoacán. AQUÍ TE EXPLICAMOS A LO QUE NOS REFERIMOS CON GESTIÓN Y EDUCACIÓN MENSTRUAL.

Respuesta a la Ley de Menstruación Digna / Foto: Twitter (@digna_mx)

Labor de acompañamiento en el proceso de la interrupción del embarazo

Otro de los episodios LGBT+ que ha marcado de manera considerable la ruta de los feminismos mexicanos es el recordatorio de las corporalidades diversas. Además de la menstruación, una de las premisas que se empiezan a tener en mente es la capacidad de gestar. Más allá de que esta categoría haya sido reconocida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ha estado presente en la labor política de las y les acompañantes de aborto a los márgenes del Estado. SI ERES UNA PERSONA NO BINARIA O UN HOMBRE TRANS, ESTAS SON LOS GRUPOS QUE PUEDEN ACOMPAÑARTE EN EL PROCESO DE ABORTO.

Acción por el 28S en México (2021) / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

Justicia para las víctimas de transfeminicidio

Una de las luchas que pone en evidencia la complicidad entre algunas corrientes feministas y el colectivo LGBT+ es la exigencia de justicia para las mujeres que han sido víctimas de transfeminicidio. Además de acuerpar a las compañeras que se manifiestan en las fiscalías, se está construyendo una base muy importante para abogar por el derecho a la identidad.

Sea en Ciudad de México o en otras partes de la República mexicana, el movimiento feminista se ha hermanado con el movimiento trans para luchar por medidas que tengan como finalidad la dignidad de este sector de la población. Las acciones son diversas.

Estas van desde periodistas que cambian la narrativa al interior de sus espacios de trabajo hasta las iniciativas comunitarias que persistieron hasta la aprobación de la Ley Agnes o la disculpa pública a Kenya Cuevas respecto al asesinato de Paola Buenrostro. ENTÉRATE DE POR QUÉ EL 25 DE NOVIEMBRE TAMBIÉN ES UN DÍA IMPORTANTE PARA LAS MUJERES LBT+.

Retrato pintado de Paola Buenrostro / Foto: Ana Flores (@kanahtbat)

¿Qué otros episodios del movimiento LGBT+ dirías que han marcado el accionar de los feminismos mexicanos? Te leemos en los comentarios.