Quién fue pareja de Sara García, la Abuelita de México

Rosario González (izquierda) y Sara García (derecha) / Foto: El Sillón

Sara García Hidalgo (8 de septiembre de 1895-21 de noviembre de 1980), conocida como la Abuelita de México y referente del cine nacional, fue una actriz lesbiana que dejó su herencia a Rosario González, quien se presume fue su pareja hasta el día que murió a causa de un paro cardiorrespiratorio.

Sara García Hidalgo, comediante, figura clave del cine mexicano e imagen del Chocolate Abuelita, estuvo casada con Fernando Ibáñez, pero el nombre que más se recuerda como su pareja es Rosario González Cuenca.

Actriz de Ahí está el detalle (1940), El barchante Neguib (1946) y Los tres García (1947), Sara solo se casó una vez. De dicho matrimonio de 3 años nació su única hija, María Fernanda Ibáñez, quien falleció en 1940 a causa de complicaciones derivadas de fiebre tifoidea. Sara García fue madre soltera. Según se ha documentado, la separación fue a causa de una infidelidad por parte de Fernando. CONOCE MÁS ACERCA DE LA VIDA DE SARA GARCÍA.

Sara García de joven / Foto: Facebook (Leyendas Costumbres Y Tradiciones De México)

La Abuelita de México era lesbiana

Sin embargo, años después se sugirió que la Abuelita de México no volvió a contraer nupcias porque era lesbiana y, por los estigmas de la época, se le había orillado a vivir su sexualidad dentro del clóset.

Ese es uno de los muchos apuntes que hizo la profesora y novelista Ileana Baeza Lope en su libro Sara García: ícono cinematográfico nacional mexicano, abuela y lesbiana (2018). En dicha obra —cuya edición quedó a cargo de Argus-a— la docente de español presenta un «destape artístico posrevolucionario queer» y asegura que la actriz tuvo un romance sáfico.

La biografía de Baeza Lope no fue la única fuente que negó la heterosexualidad de Sara. En agosto de 2014, el actor de teatro y telenovelas Manuel ‘Flaco’ Ibáñez Martínez expresó:

«Muchos sabían que Sara García era gay. Su pareja se llamaba Rosario. Y por eso decía: “¡Me voy a echar un rosario!”».

Las palabras de Ibáñez no cayeron en gracia. No obstante, ni Baeza Lope ni Ibáñez Martínez fueron las primeras personas en afirmar que la Abuelita de México, además de ícono del cine mexicano, fue parte de la población sexodiversa.

En 2011, la columnista Guadalupe Loaeza publicó En el clóset. En esta obra recuperó las «vidas de los homosexuales más influyentes en la cultura e historia». Además de Carlos Monsiváis, Federico García Lorca y Gabriela Mistral, destacaba el nombre de la mujer que trabajó con Pedro Infante. CHECA CUÁLES SON LOS ROSTROS LGBT+ DEL CINE DE ORO MEXICANO. 

Fueron pareja, pero para la historia Sara García (Abuelita de México) y Rosario González fueron ‘buenas amigas’

Como hemos visto a lo largo de la historia, muchos círculos sáficos se han narrado bajo la descripción de ‘grupos en los que se reunían las mejores amigas’. Sara García no solo compartió su vida con Rosario González.

También mantuvo un fuerte vínculo con Ema Roldán y María Félix, de quien se rumoró que tuvo algo más que una amistad con Suzanne Jeanne Baulé, directora abiertamente lesbiana. Otra de las mujeres importantes en su vida fue la veterana actriz Prudencia Griffel. AQUÍ TE CONTAMOS SOBRE LOS RUMORADOS AMORES DE MARÍA FÉLIX (LA DOÑA).

Aunque Rosario González fue la pareja de Sara García hasta el final de sus días, la prensa y parte de la literatura se refirieron a ella como «su asistente, dama de compañía y hermana del alma». En su libro, Ileana Baeza Lope pone entre comillas el hecho de que Sara viviera en el clóset. Además de que se presentaba en público con Charito (o hablaba de ella en entrevistas),

«La conformación de la unidad familiar lésbica en pantalla fue una representación de la vida privada de la actriz».

Según rescata la autora, la Abuelita de México mantuvo «una ambigüedad sobre su lesbianismo». Y la heteronorma no fue lo único que desafió.

También lo hizo con el modelo de la maternidad. Sara García se divorció y crio a su hija como madre soltera. Sin embargo, la sociedad mexicana encontró muchos juegos de palabras para negar el hecho de que la estrella de cine unió fuerzas con una mujer para educar a María Fernanda.

Desde la prensa, fue menos incómodo llamar a Rosario como su «ama de llaves y administradora». Estas estrategias de invisibilidad formaron parte de lo que en su momento Carlos Monsiváis llamó «gueto lésbico».

La complicidad de pareja entre Sara García y Rosario González se asemejó a algunas de las historias románticas que la actriz interpretó dentro del cine

Se conocieron desde muy jóvenes. Estudiaron en el Colegio de las Vizcaínas. Al crecer perdieron comunicación. Pero por el destino se reencontraron. El de Sara y Rosario fue uno de los romances meant to be.

Rosario Gonzáles y Sara García / Foto: Ulisex

Se dice que las familias de ambas viajaron en el mismo barco desde Cuba hasta México. Las llevaban en los brazos. A su vez, se tiene el dato de que fue la madre de Rosario la que hizo posible que Sara sobreviviera. Fue Francisca González quien amamantó a la pequeña Sara cuando su madre (Felipa Hidalgo Rodríguez) enfermó.

Después de dar a luz a su hija y de separarse de su esposo, Sara entró a una corsetería ubicada en la calle de República de Uruguay. En el corazón del centro capitalino volvieron a unir sus caminos.

Casualmente, Rosario también se acaba de divorciar. Le ofreció mudarse a su casa, en donde vivía con su hermana Blanca. De ahí jamás se separaron.

¿Ya sabías de este romance sáfico de la historia del cine mexicano?

Con información de Sara García: ícono cinematográfico nacional mexicano, abuela y lesbiana (2018)