Literatura pulp, primeras revistas de porno lésbico

literatura pulp porno lésbico
Te compartimos algunos detalles de la literatura pulp y las primeras revistas de porno lésbico. / Imagen: IMDb

En gran parte, el éxito de la literatura pulp en Estados Unidos se debió al trabajo detrás de las primeras revistas de porno lésbico.

En vísperas de la segunda ola del feminismo —y consigo la llamada revolución sexual—, en los años 50 y 60 la literatura pulp logró posicionarse gracias a las primeras revistas de porno lésbico. Pero antes de que pienses que es un invento, te decimos que llegar a esta información ha sido posible gracias a la recuperación histórica que ha hecho Lesbian Herstory Archives.

En julio de 2020, dicho colectivo publicó algunas de las portadas de revistas que han sido descritas como literatura pulp. Este era uno de los géneros más populares en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Algunos rasgos de la literatura pulp

Además del abordaje de temas que se consideraban tabúes —como lo fue la homosexualidad—, las obras de literatura pulp se caracterizaban por un formato de distribución similar al del cómic. Por lo general, las historias eran impresas en un papel muy barato y ligero. Los cuadernillos eran fáciles de transportar y llamaban la atención por la tonalidad chillante de los colores primarios. Otro de los factores que influyó en la popularidad de este género fue que los materiales podían llegar por el servicio de correo.

Aunque hubo una serie de publicaciones destacadas para los hombres gay, el éxito de la literatura pulp se lo llevaron las revistas de porno lésbico. Gracias a las facilidades de portabilidad y asequibilidad, las mujeres tuvieron relatos policiales y western. Algunas de las exponentes que distinguimos en la literatura pulp lésbica son Tereska Torrès, Ann Bannon, Artemis Smith y Valerie Taylor. Como éxitos editoriales se encontraron los siguientes títulos: Spring Fire (1952), The Girls in 3-B (1957), We Too, Must Love (1958) y The Evil Friendship (1958). Los escenarios más habituales de las historias de la literatura pulp lésbica eran las universidades y las cárceles.

A pesar de que la literatura pulp lésbica fue un fenómeno editorial, muchas de las revistas quedaron fuera de publicación y circulación. Fue hasta la década de los 80 que fue posible acceder a estas publicaciones que, en más de una ocasión, se consideraron revistas de porno lésbico.

Portadas de algunos materiales de la literatura pulp / Imagen: Etsy

La subdivisión de los contenidos de las revistas de porno lésbico

Si bien algunas revistas de la literatura pulp lésbica fueron escritas por hombres, hubo muchas otras que, al estar en puño y letra de mujeres, fueron un manifiesto en pro del lesbianismo. Respecto a esto, Ann Bannon señaló que era detectable una disparidad en la interpretación.

Mientras los hombres heterosexuales —que, por cierto, eran el mayor público consumidor— utilizaban las ilustraciones para alimentar sus narrativas misóginas respecto a la sexualidad y los cuerpos, las mujeres que amaban a otras mujeres veían a esta manifestación del porno lésbico con sátira.

Las lesbianas tenían una lectura muy distinta de estas revistas. / Imagen: The Fun Lesbian World

A su vez, había una diferencia muy marcada al momento de retratar el aspecto físico de las lesbianas. Desde entonces se empezaba a denunciar la perspectiva sexista detrás del estereotipo de la femme fatale. Por esta razón, la escritora Yvonne Keller (Universidad de California en Santa Cruz) propuso dividir a la literatura pulp lésbica en 2 subcategorías: prolésbica y aventuras viriles.

¿Qué sucedió con este tipo de publicaciones?

Durante poco más de una década, la literatura pulp fue una de las grandes apuestas de la industria cultural. No obstante, a mediados de los 60 intervinieron diversos factores que entorpecieron el posicionamiento de las revistas de porno lésbico. En principio, algunas editoriales optaron por presentar las historias en pasta dura. Por supuesto, aumentó el precio.

Otra de las cosas que propició el declive fue que se privilegió al contenido pornográfico explícito. Esto ocasionó que la historia y el posible potencial de protesta quedaran en segundo plano. En resumidas cuentas: una vez más, el erotismo y la sexualidad entre mujeres quedó en manos de hombres heterosexuales.

Estilo habitual de las revistas de porno lésbico / Imagen: Tumblr (@a60sthingy)

Pese a todos los disensos que puede causar la discusión del porno lésbico, en su momento la literatura pulp fue considerada «una literatura de supervivencia». A su vez, es plausible destacar que ciertas revistas inspiraron a proyectos editoriales referentes del feminismo de la segunda ola. Entre ellos podemos nombrar el nacimiento de la revista On Our Backs. HAZ ESTE TEST PARA SABER SI ERES LESBIANA.

Años más tarde, la productora y cofundadora de On Our Backs, Nan Kinney, consideró necesaria la existencia de un proyecto dedicado al goce sexual y erótico de las lesbianas. Así surgió Fatale Media, compañía detrás de cintas como Shadows.

Las revistas de porno lésbico tuvieron mucho que ver en proyectos editoriales posteriores. / Imagen: Dangerous Mind

¿Ya sabías la historia de la literatura pulp y las primeras revistas de porno lésbico?

Con información de Togayther, The Objective, Vice y Academic

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.